Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Solicita artículos no redactados

Carlos Orellana

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Sinnombre.jpg

Carlos Orellana (28 de diciembre de 1900 - 24 de enero de 1960), fue un actor, director, argumentista, guionista y productor de la Época de Oro del Cine Mexicano esposo de la actriz Paz Villegas.

Le sobrevive su nieto Carlos Miguel Orellana Cota.

Biografía

Nació en la Ciudad de México el 28 de diciembre de 1900 y murió el 24 de enero de 1960. Interrumpió sus estudios de bachillerato ya que fue enrolado en las fuerzas revolucionarias comandadas por Venustiano Carranza.

Tras la muerte de Carranza, Carlos Orellana inició su carrera como actor en zarzuela y teatro de revista en donde se presentó con María Conesa (La Gatita Blanca), y con las hermanas Blanch. "Después de trabajar en toda clase de compañías líricas de género grande, en operetas y hasta en óperas, empezó a destacar en el Teatro Fábregas con imitaciones de actores conocidos y terminó por interpretar con acierto toda clase de tipos populares y extranjeros: árabes, chinos, alemanes, etc." De su labor como actor dijo alguna vez que siempre tuvo una gran facilidad para las imitaciones, pero su verdadera iniciación fue en el teatro.

Su primera incursión cinematográfica fue en Santa (dir. Antonio Moreno, 1932) el primer film con sonido directo producido en México, en donde Orellana personificó a Hipólito. Otra de sus actuaciones importantes la realizó en 1937 en la cinta No basta ser madre (dir. Ramón Peón, 1937) al lado de Sara García, en el papel del Tío Lamparita. Sin dejar de mencionar su interpretación del chino Chang Chong en Café de chinos (dir. Joselito Rodríguez, 1949).

Tras sus primeras apariciones como actor de cine, Orellana inició su labor como guionista y argumentista en 1939, para después convertirse en director cinematográfico, labores que realizó ininterrumpidamente a lo largo de 20 años. Sobre su versatilidad creativa, Orellana reconoció “que era un simple obrero en el cine, ya que sabía hacer de todo, desde poner un ladrillo o una mesa en el set, hasta interpretar las más difíciles caracterizaciones. Además, para él [...] no podía existir una buena película, sin un buen argumento, por eso es que dedicaba gran parte de sus observaciones a estudiarlo, antes de empezar a escribir".

Murió en la Ciudad de México el 24 de enero de 1960 víctima de una afección pulmonar.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.