Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Convocatoria de la Asamblea General Ordinaria y Extraordinaria,
Jueves, 24 de enero a las 18:00 en primera convocatoria y 18:30 en segunda, en la Fundación Caja Rural del Sur, Avenida Ronda de los Tejares, nº 36.

Fallado el VI Premio de Relato Rafael Mir, el ganador ha sido el escritor y profesor cordobés Fernando Molero Campos con la obra titulada: RUISEÑORES DE FUEGO.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIV Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo VI Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2018
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Amplía artículos

Martín I Fernández de Córdoba

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Martín I Fernández de Córdoba (*1360, ¿?-¿?), señor de Lucena y de Espejo al casarse con María Alfonso de Argote, fue probablemente el representante más importante de la rama de los Fernández de Córdoba, alcaides de los Donceles y señores de Lucena, alcanzando una gran influencia no sólo en Córdoba, sino, en general, en la corona castellana.

Según Emilio Cabrera, de cuya obra entresacamos los datos que siguen, su nacimiento debió producirse hacia mediados del siglo XIV. Era hijo de Diego Fernández de Córdoba de Biedma, señor de Chillón desde 1370, de quien heredó el título de alcaide de los Donceles del rey. En 1382 contrajo matrimonio con María Alfonso de Argote, señora de Espejo y Lucena, que había heredado dichas villas de su padre Juan Martínez de Argote, hacia 1375. De esa forma, Martín Fernández pudo unir a su señorío de Chillón los ya citados de Espejo y Lucena, aumentando su poder en pocos años de manera espectacular.

En los primeros años del siglo XV, ya viudo, contraería segundas nupcias con Beatriz de Solier, fruto de las cuales nacieron, al menos, ocho hijos, entre los que destacan Pedro de Córdoba y Solier, que fue arcediano de Castro y posteriormente obispo de Córdoba, y Fernando y Jorge Solier, comendadores de El Moral y Cabeza de Buey, respectivamente, protagonistas de la famosa venganza que inmortalizara Lope de Vega.

En 1416, años antes de su muerte, redactó el primero de sus testamentos, mediante el cual legaba a su primogénito, Diego, los señoríos de Chillón y Lucena, reservaba para el segundo, Gonzalo, el de Espejo, y transmitía a Alfonso, el mayor de los hijos nacidos en su segundo matrimonio, el título de alcaide de los Donceles. Más tarde, en 1437, modificó esas disposiciones, cediendo a Diego la villa de Espejo e intentando crear a favor de Alfonso un mayorazgo con la villa de Chillón, pretensión a la que hubo de renunciar por los desacuerdos que provocó entre sus numerosos hijos, especialmente entre los primogénitos de sus dos sucesivos matrimonios.

Hasta su muerte, que debió producirse en torno al año 1440, participó activamente en las guerras con Portugal, durante el reinado de Juan I; destacó en las actividades bélicas llevadas a cabo durante la primera mitad del siglo XV en la frontera granadina; y gozó de la confianza de Juan II, que le nombró miembro de su consejo y le hizo partícipe de la embajada que Castilla envió al concilio de Constanza, lo que demuestra el protagonismo asumido por el señor de Lucena en los asuntos políticos de la corona.

Referencia

  • Ricardo Córdoba de la Llave Los pueblos de Córdoba (Caja Provincial de Ahorros y Diario Córdoba, 1993).

Enlaces Externos


Precedido por:
Juan Martínez de Argote
III Señor de Lucena con
María Alfonso de Argote

¿?-¿?
Sucedido por:
Diego Fernández de Córdoba de Argote
Precedido por:
Juan Martínez de Argote
VIII Señor de Espejo con
María Alfonso de Argote

¿?-¿?
Sucedido por:
Diego Fernández de Córdoba de Argote