Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Bases XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Bases V Premio de Relato Rafael Mir
Bases VI Premio Agustín Gómez de Flamenco


Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.






¡Ayúdanos! Edita en una página

Rafael Flores Nieto "El Piyayo"

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Rafael Flores Nieto El Piyayo.jpg

Rafael Flores Nieto, conocido artística y popularmente como El Piyayo, nació en Málaga el 1 de mayo de 1864 donde murió el 25 de noviembre de 1940. Viajó a Cuba y allí le cogió la guerra, sufriendo un tiempo de encarcelamiento.

Conociendo los estilos básicos supo crear un nuevo estilo con aire más pausado de tangos, mezclando ecos de la carcelera y de la guajira, que hacen suponer el origen de su inspiración en sus vivencias allá en la isla de Cuba.

Se casó con La Chunga, gitana que vendía encajes. Este matrimonio duró solo un par de semanas, ya que los familiares de La Chunga se la llevaron a Estepona en un carro para trasladarla posteriormente a la Línea de la Concepción. Poco después se unió El Piyayo a La Hampona, gitana nacida en el Rincón de la Victoria (Málaga). La vida de Rafael Flores Nieto transcurre en Málaga entre la venta de peines, que tenían como escaparate el bolsillo superior de su raída chaqueta, y sus cantes, que él mismo se acompañaba con una vieja guitarra que hoy se conserva en el Museo de la Peña Juan Breva.

Entre los buenos seguidores que El Piyayo dejó de sus cantes hemos de mencionar al Trinitario, El Chirle, Manolillo el Herraor, Ángel de Álora entre otros.

Lástima que por error del poeta José Carlos de Luna, quien le dedicó un poema nada favorable a su verdadera personalidad, éste excelente artista haya quedado en la historia del flamenco como un gitanito pedigüeño que con su guitarra bajo el brazo caminaba de feria en feria. Poema que saltó al disco grabado por Juanito Valderrama, al escenario llevado por el insigne recitador Pepe González Marín y al cine, en la película que protagonizara Valeriano León. Pero lo más curioso es que el poema de José Carlos no nos retrata a nuestro personaje, sino a José Gavira Navarrete, otro pintoresco malagueño conocido por "El Rabúo".

Contra cualquier otra apreciación, El Piyayo tuvo impronta personal y creó su propio estilo en décimas, rompiendo moldes sin perder la gracia y arte flamenco.

Fuente

Enlaces externos