Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles 22 de enero, a las 19:00 horas TertuliaP oética en la Sede del Ateneo.
Jueves 30 de enero, 18:00 horas. Convocatoria Asamblea Anual Ordinaria. Sede del Ateneo.
Jueves 30 de enero, 20:00 horas. Entrega del Jacobino de Oro a la ateneísta Milagros Páez Pérez. Sede del Ateneo.

VII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo del VII Premio de Relato Rafael Mir.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Redacta un buen artículo

Una nueva sala apoya la difusión del flamenco en Córdoba

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Sala flamenca.jpg
Bodegas Campos ha inaugurado una sala flamenca en una de sus dependencias. Francisco Martínez actuó de coordinador en el acto de inauguración, ante una masiva asistencia de público, presentando en primer lugar a Antonio Perea, presidente del Ateneo de Córdoba, organizador del acto, que contó con el patrocinio de la Diputación y Bodegas Campos, que han hecho posible la celebración de este ciclo flamenco de los viernes en este lugar.

Antonio Perea se refirió a la relación del flamenco con el Ateneo, institución que dijo “era modesta en sus orígenes, que puede presumir de tener entre sus miembros a personas de gran valía en muchos aspectos de la cultura y de mucho prestigio en el flamenco, que ha supuesto un gran apoyo a la entidad, después que han pasado quince años desde su fundación”. El presidente mostró su emoción al ser inaugurada esta sala, de la que dijo, será historia en Córdoba en el mundo del flamenco.

Agradeció la colaboración de la Diputación de Córdoba, ateneístas y Bodegas Campos, que han facilitado que se haga realidad la deseada Sala flamenca que con gran acogida se inauguraba. Elogió a sus dos compañeros de mesa, Agustín Gómez, ateneísta de honor, y Manuel Gahete, antiguo portavoz, del que dijo que trabajó mucho por el Ateneo cuando muchos no creían en sus fundadores, y con su voz y presencia dio prestigio a la institución.

Continúa la tradición

A continuación, dirigió unas palabras Javier Campos, en las que, tras agradecer la asistencia, dijo que, “continuando con la tradición, y siguiendo la línea marcada por el presidente del Ateneo de Córdoba, se inauguraba la Sala flamenca, una aportación más a la cultura cordobesa dentro de sus instalaciones. Mostró la satisfacción de poder incorporar el flamenco en ese rincón de recuperación de casas y patios populares, línea trazada por la firma bodeguera, así como la producida a los familiares de artistas, que ya no están con nosotros, y que en su recuerdo figuran enmarcados, dándole a la inaugurada sala un mayor ambiente flamenco”. Puso como anécdota la reacción producida en una visita realizada por la viuda de El Lucero, padre de Agustín Gómez, que entre otros artistas dan vistosidad flamenca al bello lugar.

Por su parte, Agustín Gómez comentó que desde que el arte es arte, entre la poesía y la música siempre se ha hecho la separación de popular y cultura. “Son –continuó- dos culturas con sus reglas correspondientes, una grabada en letras, otra en el espíritu, en el corazón”. Siguió diciendo que el flamenco está a gusto con todo lo que sea la difícil elegancia de la sencillez o la difícil sencillez de la nobleza verdadera. “Nos encontramos en esta casa, con el Ateneo, con el público, la sencillez y la nobleza verdadera de Bodegas Campos, donde siempre estuvo representado el flamenco”, añadió.

Manuel Gahete recordó su primer contacto con el Ateneo de Córdoba, y dijo, que más que fijarse Antonio Perea en él, él fue directamente en busca del presidente, pues tenía que ser del Ateneo, “donde la gente está porque quiere”. Agradeció a su presidente que le hubiese hecho ver muy directamente toda la riqueza, la fuerza, la intensidad y la ilusión del flamenco, que antes para él era un evento poco atractivo. Se refirió a la historia del flamenco, destacó su cultura, y a los aficionados allí presentes, muchos amigos de siempre, de los que dijo que, de alguna forma, reflejan el más claro espejo de lo que el flamenco significa y significará para las futuras generaciones. Finalizó agradeciendo a Javier Campos la cesión de un lugar tan íntimo.

Tras los aplausos dedicados a los oradores, Francisco Martínez hizo la presentación de Antonio Muñoz El Toto, así como del guitarrista Ángel Mata, como acompañante y concertista, destacando la calidad artística de cada uno de ellos. El Toto, que ponía la nota flamenca a la noche inaugural, mostró el gran acierto de su elección por parte de los organizadores para abrir el ciclo flamenco de Córdoba en la nueva sala, puesto que el sentimiento y la forma de expresión en sus cantes es muy similar a la que siempre destacó al presidente del Ateneo. Dedicó sus cantes a las personas marginadas en el mundo, para lo que pidió, además de ayuda económica, atención moral.

Agustín Gómez acudió a este acto acompañado de su esposa y en esta ocasión no portaba ni papel ni bolígrafo, aplaudiendo con entusiasmo la actuación del cantaor y la joven guitarra, desde sus comienzos por soleá, hasta su final por seguiriyas, con ese todo corazón que el Toto pone en sus cantes. Los asistentes salieron satisfechos, celebrando al final el acontecimiento con los ricos caldos que con tanto esmero se cuidan en esta bodega cordobesa.
Leonardo Rodríguez García
Diario Córdoba, 22 de enero de 1999