Luces de Navidad.gif
EL ATENEO DE CÓRDOBA LES DESEA A TODOS FELICES FIESTAS Y PRÓSPERO AÑO NUEVO



Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

11 de diciembre, miércoles. Tertulia poética. Sede Ateneo 19:00 horas.
12 de diciembre: Reunión Junta directiva. Sede Ateneo 18:30 horas.
12 de diciembre, jueves. Queimada navideña. Sede Ateneo 20:00 horas.

VII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo del VII Premio de Relato Rafael Mir.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Diferencia entre revisiones de «Antonio Machado»

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
m
m
Línea 27: Línea 27:
 
</gallery>
 
</gallery>
  
[[Categoría:Escritores del siglo XX|Machado Ruiz, Antonio]]
 
 
[[Categoría:Poetas del siglo XX|Machado Ruiz, Antonio]]
 
[[Categoría:Poetas del siglo XX|Machado Ruiz, Antonio]]
 
[[Categoría:Nacidos en 1875|Machado Ruiz, Antonio]]
 
[[Categoría:Nacidos en 1875|Machado Ruiz, Antonio]]

Revisión del 13:43 11 dic 2008

Antonio Machado.jpg
Tumba en Colliure.

Antonio Machado Ruiz nace en Sevilla el día 26 de julio de 1875, en el Palacio de las Dueñas. Cursa las primeras letras junto con su hermano en una escuela privada. En 1883 toda su familia se traslada a Madrid.

En 1899 marcha a París con su hermano Manuel con afanes literarios y por razones económicas, trabaja de traductor y conoce a Oscar Wilde y a Baroja, para regresar a Madrid donde obtiene el grado de bachiller. Colabora en la revista "Electra" junto con Valle Inclán, Juan Ramón Jiménez, Baroja, Azorín. Publica Soledades, su primer libro de poemas. Y empieza a publicar en "Helios" la revista de Juan Ramón, donde entra en contacto con el núcleo de la Generación del 98.

Transcurría el año 1906 cuando preparaba las oposiciones a cátedra de Instituto que gana al año siguiente, siendo destinado a Soria. Vive en la pensión de doña Isabel Cuevas, enamorándose de su hija Leonor, joven de quince años con la que se casaría. Él contaba a la sazón con treinta y tres años. Nace entonces el poema de Alvar González y termina su libro Campos de Castilla, uno de sus libros capitulares. Machado obtiene una beca de ampliación de estudios y marcha a París con Leonor donde ésta enferma y regresan a Soria donde muere el 1 de agosto de 1912.

No puede vivir más en Soria y solicita el traslado, que se le concede y va a vivir a Baeza en 1915. Aquí viene su madre a vivir con él, doña Ana le asiste y algo recuperado reanuda sus colaboraciones. Muere su gran amigo Giner de los Ríos por quien sentía devoción. Empieza sus estudios de licenciatura que gana en 1916 cuando muere otros de sus amigos más queridos, Rubén Darío. De su etapa en Baeza data Los complementarios, uno de los libros fundamentales de la aguda prosa machadiana. En 1919 consigue su traslado a Segovia donde ayuda a la creación de la Universidad Popular. colabora en "Indice", "La voz de Soria", y "Revista de Occidente". Es elegido miembro de la Real Academia Española en 1927. En 1929, con su hermano Manuel, estrena La Lola se va a los Puertos. En 1932 es trasladado a Madrid al Instituto Calderón de la Barca. Estrena La Duquesa de Benamejí, es nombrado Hijo Adoptivo de Soria y su obra La tierra de Alvar González es representada por La Barraca. En 1934 comienza a publicar Juan de Mairena en el "Diario de Madrid". En 1936 escribe El crimen fue en Granada sobre la muerte trágica de Lorca.


Sin adscribirse a ningún partido político, apoyó abiertamente la causa republicana.

Empujado por la guerra pasó a Barcelona y, al hundirse el frente catalán, a Francia, ya viejo y enfermo, en medio de las terribles condiciones del éxodo. Junto con su madre y un grupo de intelectuales hallaron refugio en el pueblecito de Colliure. Allí falleció el 22 de febrero de 1939 y allí está enterrado.


Galería

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Francisco Carrasco Heredia.