Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

II SEMANA LITERARIA (2018) DEL ATENEO DE CÓRDOBA.

Lunes, 12 de noviembre a las 19:30 horas, sede del Ateneo, presentación de los Premios
Juan Bernier (Libro "Ampuesta" de José Luis Molina)
y Rafael Mir de Relato ("Ruiseñores de Fuego" de Fernando Molero).

Miércoles 14, 20:30 horas, sede del Ateneo, presentación del poemario "Jardín de Paracelso" de Alfredo Jurado.

Lunes 19, 19:30 horas en el Círculo de la Amistad, presentación Libro-homenaje a Juana Castro.

Martes 20, 20:00 horas en el Círculo de la Amistad, presentación de la novela "Velas para el dragón rosado" de Miguel Ranchal.

Viaje a Montilla el sábado 10 de noviembre: Precio: 35 € por persona. Se pagará el mismo día.
Incluye: Viaje ida y vuelta, visita guiada museo Santa Clara, visita guiada Lagar y comida.
Fecha límite para apuntarse el 7 de noviembre.

Fallado el VI Premio de Relato Rafael Mir, el ganador ha sido el escritor y profesor cordobés Fernando Molero Campos con la obra titulada: RUISEÑORES DE FUEGO.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIV Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo VI Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2018
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Solicita artículos no redactados

Segunda Guerra Mundial

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

El 1 de septiembre de 1939, sin previa declaración de guerra y tras acusar a Polonia de ataques previos a su población de origen germano, las tropas alemanas invaden Polonia, en una guerra relámpago (Blitzkrieg), que duró apenas tres semanas. Entre tanto, Gran Bretaña y Francia exigen a Alemania la retirada inmediata de sus tropas. Adolf Hitler, a la sazón Presidente del Estado Alemán, no responde a esta exigencia. El 3 de septiembre, ambos países declaran la guerra a Alemania. El 17 de septiembre, la Unión Soviética ataca la parte oriental de Polonia, tras anexionarse Estonia, Letonia y Lituania, atendiendo a su alianza firmada con Alemania con fecha 23 de agosto de 1939.

El conflicto pudo haber finalizado en 1940 con la ofensiva alemana sobre Francia, que dio como resultado la ocupación de gran parte del país (las imágenes de las tropas nazis desfilando por las calles de París dio la vuelta al mundo) y la creación de un estado no beligerante francés con capital en Vichy, lo que hizo que Gran Bretaña se quedara sola frente a un enemigo cada vez más poderoso y aparentemente imparable.

Sin embargo, la guerra tendría múltiples ramificaciones e infinidad de giros inesperados a través del globo. Al entrar en el conflicto Italia el 10 de junio de 1940, la guerra se expande por todo el Mediterráneo y el Norte de África. Contra todo pronóstico, Gran Bretaña resiste el envite de las tropas del eje, en particular derrotando a la Luftwaffe en la conocida Batalla de Inglaterra y a la armada Italiana frente a las costas de Calabria.

El 22 de junio de 1941 Alemania lanza una ofensiva sobre la Unión Soviética, rompiendo el pacto de no agresión de 1939 entre estas dos potencias. El 7 de diciembre del mismo año el Japón entra en la guerra atacando a los Estados Unidos. Con la entrada de estas dos potencias en el conflicto, la guerra se convierte en algo mundial, actuando todas las potencias del mundo directa o indirectamente.

Si bien las potencias del Eje (Alemania, Japón e Italia) llevaron durante 1941 y casi todo 1942 la iniciativa en los campos de batalla, a finales de 1942 y 1943 la balanza de la victoria comienza a cambiar de signo, en especial con el desastre nazi en la Batalla de Stalingrado y en la Batalla de Kursk, el descalabro de la armada japonesa en el Pacífico y el golpe de estado italiano y su posterior cambio de bando.

El 6 de junio de 1944 se produce el conocido Desembarco de Normandía, abriendo un segundo frente en Europa y obligando a Hitler a dividir sus fuerzas en dos bandos frente a enemigos con recursos humanos y mecánicos aparentemente infinitos.

El 16 de diciembre de 1944 se produce el último coletazo de la Alemania nazi con la ofensiva de las Ardenas. Esta ofensiva fue un intento de Hitler de infligir una dura derrota a los aliados (Gran Bretaña, las tropas francesas de Charles de Gaulle y Estados Unidos) para intentar firmar un tratado de paz con estas potencias y poder dedicarse íntegramente al frente oriental donde los soviéticos avanzaban imparables. Tras el fracaso de esta ofensiva, la derrota final alemana, acosada desde el Este por el ejército rojo y desde el Oeste y el Sur por las tropas aliadas, sólo es cuestión de tiempo.

Finalmente, el 30 de abril de 1945 Hitler, con el ejército rojo ya dentro de Berlín, decide acabar con su vida de un disparo en la sien. Finalmente, sin su Führer, Alemania firma su rendición incondicional el 8 de mayo de 1945.

Si bien la guerra en Europa había terminado, continuaba en el Pacífico. Japón ya estaba derrotada pero continuaba luchando hasta la muerte según su código de honor y sacrificio. En plena planificación de la invasión del Japón, el lanzamiento de bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki precipitó los acontecimientos y finalmente Japón presentó su rendición incondicional el 2 de septiembre de 1945.

El material recogido en este artículo procede de una entrada de la Enciclopedia Libre Universal, bajo la licencia GFDL.