Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

ATENCIÓN QUEDAN SUSPENDIDOS TODOS LOS ACTOS Y ACTIVIDADES PROGRAMADAS. SE COMUNICARÁ SU REINICIO.

II JORNADAS CULTURALES FLAMENCAS “EL TOTO” DEL ATENEO DE CÓRDOBA.APLAZADAS

Viernes 13 de marzo, las 19:30 horas: Concierto Trío ARCAMO:
Libertad Arce (piano). Juan Carlos Carrillo (flauta). Mariló Moreno (clarinete). Lugar: Real Círculo de la Amistad.APLAZADO

Lunes 16 de marzo, 19:30 horas. Ciclo POETAS EN EL ATENEO: recitará el poeta malagueño José Sarria.
Presenta Manuel Gahete. Sede del Ateneo.APLAZADO

Jueves 19 de marzo. 19:30 en la sede del Ateneo. Conferencia de Pepe Carmona: "Preludios del toque en la Córdoba del siglo XIX".
Al cante: Lucía Leiva. A la guitarra: David Navarro.APLAZADO.

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Premio de Relato Rafael Mir.

XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Comienza una página

Diferencia entre revisiones de «Un año de claras realidades poéticas»

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
(Página nueva: En varias ocasiones fui preguntado, a lo largo del año que termina, por el pulso poético de la ciudad, por el estado puntual del mismo; y creo recordar que en todas y cada una de el...)
(Sin diferencias)

Revisión del 14:06 2 sep 2010

En varias ocasiones fui preguntado, a lo largo del año que termina, por el pulso poético de la ciudad, por el estado puntual del mismo; y creo recordar que en todas y cada una de ellas fue mi respuesta idéntica, es decir, la de que Córdoba disfruta últimamente de una excelente salud al respecto, de un interés crecido por el hecho lírico (siempre minoritario) y un confirmable auge creador dentro de la dicha parcela literaria.

Con estas líneas de hoy sólo quiero apuntar algunas de las realidades que dan fe del optimista diagnóstico repetido, y recoger de paso algunas de las causas que propician el logro confirmado.

Por supuesto que incluso de estar enferma la poesía cordobesa (entiéndase en declive) mi diagnosis benevolente, -salvo en caso de enfermedad muy grave o incurable-; porque pienso que hay dar ánimos a quien lo necesita y que el galeno experimentado utiliza como principio básico curativo la infusión de optimismo a su paciente, como en tantas ocasiones propias vi con resultados magníficos, antes que el amedrentamiento.

Pero no es este el caso, sin embargo, esta vez, 1985, como ya sucediera en los tres años últimos precedentes, gozó de extraordinaria salud poética en Córdoba. Y ello, sin duda y entre otras razones aludibles, porque comienza a sentirse en el ámbito ciudadano -desde entonces a acá- , la influencia beneficiosa del nuevo estilo de convivencia democrática instaurado, el derroche de ilusión de las fuerzas sociales que mantienen en alto la bandera de la libertad conquistada, y sobre todo, el espíritu participativo de todo el pueblo en la tarea de su renovación y progreso.

Coadyuvantes serían, derivados de ello, (en el caso de la poesía sobre todo) los apoyos económicos que apenas si gozó jamás la cenicienta y ahora, aunque tasados, lejos del baile principesco y de las bodas reales, recibe de las instituciones principalmente las públicas y ciudadanas (léase Diputación Provincial y Ayuntamiento, o asociaciones culturales de sensibilidad amiga.

Y vayamos al cómputo (que acaso sirva un día a quien estudie el proceso que anduvo esta porción minoritaria, pero tan fundamental creemos en la valoración del conjunto como el arte lo es, camino de su idealísimo perfeccionamiento). Vayamos a lo que ha sido la poesía cordobesa en el año que acaba, que dice casi adiós desde estas fechas. Un buen año de publicaciones entre las que destacamos los siguientes títulos y autores nuestros: Vicente Núñez con su última entrega titulada “Epístolas a los Ipagrenses”; Juana Castro con su “Paranoia en Otoño”, premio Juan Alcaide 1983; “Antología poética de Bujalance” de Mario López, con motivo del nombramiento por su ciudad natal de hijo predilecto; “Molino de Martos” de Luis Jiménez Martos, en la colección Julio Nombela; “Cuando nos busque abril” de Lola Salinas, en la Colección Polifemo de la cátedra Juan Rejano, así como en la misma los poemarios “Actas del Apocalipsis” de Antonio Frías, “El valle de los tristes” de Alejandro López Andrada, “Regreso de las sombras” de Antonio Flores, “Tautología” de Mila Ramos, e Itaca de José Pérez Zarco; como los versos desde Montilla de Antonio Morales Lico, “Siluetas”, VII entrega de la colección Cuadernos de poetas montillanos que en la ciudad vinícola dirige Manuel Ruiz Luque, y la primicia de Concha Lagos desde Madrid con su libro “En la rueda del viento”, poemas para la tierna edad de los más ávidos, los niños espectadores.

Un año bueno en el sector que atienden a incentivar la creación poética, ya desde el acicate de los premios con el mantenimiento del “Ricardo Molina” y del “Luis de Góngora”, más la convocatoria de un tercero que bajo el epígrafe de Juan Bernier instituye el Ateneo Casablanca, ya desde la puesta en marcha de un generoso plan que bajo el nombre de Cátedra Juan Rejano patrocina la Diputación y engloba actividades tales como el Aula provincial itinerante y la colección poética Polifemo para autores cordobeses.

Un buen año también, y terminamos aquí con esperanzas renovadas para el 86, en cuanto se refiere a la presencia de la poesía cordobesa en los recintos educativos donde habrá de afirmarse y perpetuarse, donde habrá de sembrarse y de crecer, con la inclusión de la ya dicha Cátedra Juan Rejano de programas especiales a desarrollar en los mismos (montajes audiovisuales, lecturas, etc.).

Como posdata quedan por reseñar los homenajes celebrados, y los que cuajan y se proyectan: a Mario López en Bujalance, a Vicente Núñez en Aguilar, entre aquellos; a Juan Bernier en trámite gozoso al fin, y a José María Alvariño desde el Ayuntamiento, que este año, por cierto, escaso de medios, congeló sus apoyos a las actividades poéticas que potenciara durante el pasado: Aula Ciudad de Córdoba y revistas poéticas cordobesas, ambas tan lamentablemente interrumpidas cuando iniciaron a ser fructíferos sus desarrollos.

Esperemos, sin preconcepciones, que 1986 nos sea aún mejor para todo y para todos.

Manuel de César (Diario Córdoba, 28 de diciembre de 1985).

 ← REVISAR