Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Lunes, 21 de octubre, 19:30 horas. Conferencia "La sexualidad vista por un etólogo", presentado por Antonio León Villaverde. Sede del Ateneo.

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo del VII Premio de Relato Rafael Mir.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Amplía artículos

Alejandro Lerroux

De Ateneo de Córdoba
(Redirigido desde «Alejandro Lerroux García»)
Saltar a: navegación, buscar
Alejandro Lerroux Garcia.jpg

Alejandro Lerroux García nace en La Rambla (Córdoba) el 4 de marzo de 1864 y muere en Madrid el 27 de junio de 1949. Ejerció como periodista y fue director del principal diario republicano, "El País", donde adquiere popularidad y se le presentan las primeras dificultades políticas, conociendo la cárcel.

Despliega una importante campaña contra la guerra de Cuba y la represión en Cataluña, destacando como el líder más combativo del republicanismo. Era lo que se dice hoy un buen comunicador, lo que le permite conectar con el pueblo e ilusionarle de nuevo por la política en años de crisis de la derrota de 1898, lo que le lleva a ser elegido como diputado por Barcelona en 1901, 1903 y 1905.

En 1907, los republicanos se presentan divididos y a Lerroux le sobreviene la primera derrota política. Al año siguiente funda el Partido Radical que llevó bajo su dirección hasta la Guerra Civil.

En 1910 Lerroux inicia su giro hacia el moderantismo. Al mismo tiempo llegan las primeras críticas de inmoralidad en su partido, en la gestión del Ayuntamiento de Barcelona. A finales de este año, Lerroux es expulsado de la conjunción republicano-socialista. El radicalismo inicia su repliegue en Cataluña, descendiendo el protagonismo de Lerroux en la vida nacional. En 1917 se exilia, ya que se le vincula al movimiento huelguístico de aquel año en el que el radicalismo será parte importante en el intento regenerador que protagoniza la Asamblea de Parlamentarios, pero luego y en contra de la opinión de su partido apoyará la presencia militar española en Marruecos.

La proclamación de la República inicia una nueva etapa de intenso protagonismo. Ministro de Estado en los primeros gobiernos, pero enfrentado a los socialistas, abandonó la coalición gubernamental a finales de 1931. Sus discursos tienen como tema central la consolidación de la República de orden que acoja a todos. Su exaltación y anticlericalismo quedan atrás. Su partido con 90 escaños, es la segunda fuerza política, tras los socialistas.

En torno a Alejandro Lerroux confluyen muchos sectores antes vinculados a la monarquía, partidarios de una república moderantista. En meses de desorganización de la derecha, Lerroux dirige la oposición al Gobierno, de republicanos de izquierdas y socialistas. Critica la reforma agraria, aunque se muestra más contemporizador con el Estatuto de Cataluña. En 1933 reclama el poder, alcanzando la presidencia del Gobierno el 12 de septiembre, pero pierde la votación de confianza.

El radicalismo Lerroux está en alza y en las elecciones de ese año obtiene un rotundo triunfo: 104 diputados. En diciembre forma Gobierno, pero su moderación lleva a la escisión de Martínez Barrio, especialmente grave en Andalucía. La entrada de la CEDA en el Gabinete presidido por Lerroux, precipita la sublevación de octubre de 1934. La represión es muy dura pero el posterior indulto a muchos dirigentes del movimiento separa a Lerroux de la derecha, sin atraerle simpatías en la izquierda. Aumentan las disensiones internas y los escándalos de su partido (casos del estraperlo y de Nombela) y aunque Lerroux sale exculpado, en diciembre de 1935 termina prácticamente su vida política. Con un partido en plena descomposición, consiguen sólo 5 escaños los radicales.

En vísperas de la guerra civil, Lerroux huye a Portugal, regresando a Madrid en 1947.

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por José María Zapico Ramos.