Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Solicita artículos no redactados

Blas Infante

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Blas Infante.jpg

Resulta tarea imposible tratar de sintetizar en unas líneas la vida y la obra de uno de los andaluces más lúcidos y profundos del siglo XX, que amó a Andalucía con una gran intensidad, dando permanente testimonio en toda la trayectoria de su vida hasta el final.Está considerado como el padre de la patria andaluza.

Blas Miguel de los Santos Infante Pérez de Vargas nació en Casares (Málaga) el 5 de julio de 1885 y murió asesinado por orden del general Queipo de Llano, en la noche del 10 al 11 de agosto de 1936, en el km. 4 de la carretera de Sevilla a Carmona.

Estudia bachillerato como alumno interno en el colegio de los Escolapios en Archidona y en 1906 consigue la licenciatura de Derecho en la Universidad de Granada, donde cursa también algunos estudios de Filosofía. Con 24 años es notario, aunque no ejercerá hasta 1910 por falta de la edad reglamentaria.

Ya había tomado conciencia de los graves problemas agrarios de Andalucía; él se quejaba de la visión sombría del jornalero y como había visto pasear su hambre por las calles del pueblo, hablando más tarde sobre la tierra, esa tierra que se niega a los hombres forzados a emigrar, y concluía: "ha llegado la hora en que el hombre se emancipe del yugo del hombre".

En esta trayectoria de su pensamiento sobre Andalucía, va tomando cuerpo el nacionalismo andaluz, llama "nación" a Andalucía y comienza a desarrollar su idea del andalucismo integrador popular. En 1918 se reúne en Ronda la Asamblea de las Provincias Andaluzas, donde se estructura un programa político, social y económico, síntesis de las experiencias habidas y de la herencia de la Constitución Cantonal Andaluza de 1883 a la que actualizan con disposiciones sobre la crisis del campo y hacienda municipal que absorba el valor social del suelo; llaman a Andalucía "país" y "nacionalidad"; se manifiestan a favor de la autonomía de la "patria andaluza", determinan la bandera nacional de Andalucía, su himno y su escudo. La letra del himno incorpora el binomio "tierra y libertad".

El primero de enero de 1919, redacta y firma el Manifiesto Andalucista de Córdoba, que repreenta el "ideario de la nacionalidad". Básicamente el contenido es la autodeterminación de la "patria" y "nacionalidad andaluza" hacia la "futura federación hispánica" o "Estados Unidos de España" y la municipalización del valor social del suelo. El manifiesto va dirigido a los andaluces en general "de todos los campos y partidos", "de ideas más opuestas, unidos en una Andalucía libre y redimida". Un manifiesto más bien interclasista, pero que iría superando hasta apuntar a un andalucismo de clase, aún moderado en su opción clasista, avolucionando hasta llegar a unas posiciones más radicales, especialmente a partir de 1930.

La última gran operación de Infante y los suyos, será la acción hacia el Estatuto de Autonomía Andaluz. Este documento parecía inspirado en la línea del Estatuto de Cataluña y opuesto a la línea del pensamiento de Blas Infante: municipalista, social y descentralizadora en la misma Andalucía, etcétera, si bien la llamada Revolución de Octubre en Asturias y la declaración de independencia catalana por Companys, provocan la congelación del proceso estatutario.

El levantamiento del 18 de julio de 1936 del general Franco, juega contra Andalucía. No fue Infante el único de las Juntas Liberalistas que murió de un tiro. En Écija mataron a Manuel Lucero. En Jaén, a Pedro Pino. En Málaga, a Fernando Estrada. En Granada, a Enríquez de Salamanca. En Jerez, a Chacón Ferrant y a Adolfo Santibañez. En Córdoba, a Fidel Fernández, Manuel Medina y a García Nielfa. En Utrera, a Antonio Rufino y a Julio Tirado. En Algeciras, a Enrique Suárez. En Cádiz, a Rodríguez Matre. En Sevilla, a Ariza, a Puelles y a Pérez Girón. El resto de los andalucistas se tuvieron que esconder o bien se exiliaron. Blas Infante tiene trece obras editadas, e inéditas dos y más de 1.200 manuscritos de variada temática.

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Antonio Hens Porras.