Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Inserta un vídeo

Brillante naturalismo

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
El pasado martes 28 tuvo lugar un estreno absoluto de gran importancia para una ciudad que quiere ser productora y exportadora de cultura, pero que por ser y estar íntegramente hecho en Córdoba, y sin el mercantilista glamour de otros acontecimientos recientes y cinematográficos en nuestra ciudad, como el estreno local de Carmen, pues el mundial fue al día siguiente en Madrid, no ha sido percibido por el olfato de casi ninguno de los próceres locales de la cultura que tanto opositan a la coronación cultural de la Córdoba del 2016. La verdad es que a estos se les oculta casi todo aquello que se escape del populismo rancio. Por eso el olfato nunca les traiciona en los alrededores de un arroz, o unas sardinas. El estreno en cuestión es un monólogo teatral, El Sueño, protagonizado por el actor Juan Carlos Villanueva, y escrito por Papi y Cahue. El espectáculo se complementa con la inserción de flamenco, a través de la voz de Antonio Muñoz El Toto, y la guitarra de Rafael Trenas.

Ácido y poético

El Sueño presenta a un hombre, borracho, pero cuya borrachera le hace expresarse con total sinceridad a la hora de comunicar su visión del mundo y de su experiencia en él. Es un texto amargo y ácido, aunque poético, de sentido trágico, no exento sin embargo de algunas dosis, agrias, de humor. El actor, Juan Carlos Villanueva se muestra pleno de madurez y facultades. La suya es una interpretación extremadamente naturalista, de absoluta fidelidad a la realidad. Técnicamente transmite el texto con total claridad, a pesar de la borrosa dicción que exige un personaje completamente ebrio y al límite. No se pierde ni una palabra del texto en la difícil situación que el personaje pone al actor. Claro está que el verismo de su interpretación exige un público atento, como fue el que llenó la función.

El flamenco se inserta con naturalidad en la representación. Se usa éste como ingrediente emocional y dramático, algo que se logra de lleno con la voz áspera y expresiva de El Toto, y la sensibilidad de la guitarra de Rafael Trenas. Hubo entre el público mucha gente del teatro de Córdoba y también flamencos, en una feliz convivencia de ambas artes. El sueño es un producto que, una vez más, muestra la capacidad de creación del teatro cordobés, pues brinda la ocasión de gozar con el trabajo de un actor de nuestra ciudad, aunque formado en múltiples experiencias escénicas e interpretativas adquiridas en variados circuitos nacionales.
Miguel Ángel de Abajo
Diario Córdoba, 31 de octubre de 2003