Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Bases XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Bases V Premio de Relato Rafael Mir
Bases VI Premio Agustín Gómez de Flamenco


Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.






¡Ayúdanos! Comienza una página

Fernando III de Castilla y León

De Ateneo de Córdoba
(Redirigido desde «Fernando III el Santo»)
Saltar a: navegación, buscar
Estatua de Fernando III en los Jardines de Sabatini de Madrid.

Fernando III de Castilla y de León, llamado el Santo (Peleas de Arriba, o Bolaños de Calatrava, Ciudad Real, c. 5 de agosto de 1199 – Sevilla, 30 de mayo 1252), fue Rey_de_Castilla (12171252) y de León (12301252). Es también conocido como Santo Rey Don Fernando, que fue canonizado por la Iglesia Católica en 1671, siendo Papa Clemente X. Asimismo fue el fundador de la villa de La Rinconada.

Biografía

Hijo del rey Alfonso IX de León y de Berenguela I de Castilla, el Papa Inocencio III declaró nulo en 1204 el matrimonio alegando el parentesco de los cónyuges, tras lo cual Berenguela volvió a la corte de su padre (el rey de Castilla) con todos sus hijos.

Tras la temprana muerte del rey de Castilla Enrique I, hermano menor de su madre y la abdicación de ésta, obtiene en 1217 el reino de Castilla, en un acto realizado en la Plaza Mayor de Valladolid. Una vez nombrado rey, tuvo que enfrentarse a la casa de los Lara por una revuelta nobiliaria, fomentada por el vecino Reino de León. Contrae matrimonio con Beatriz de Suabia (1219). A partir de 1224, aprovechando las discordias surgidas entre los almohades a la muerte de Abu Yacub Yusuf, dedicó su esfuerzo a dirigir las campañas de conquista de los territorios dominados por los musulmanes, combinando hábilmente las acciones diplomáticas con beneficiosas intervenciones bélicas que se valían de las discordias existentes en los distintos reinos musulmanes. Así, entre 1225 y 1227 las tropas castellanas se hacen con Andújar, Martos y Baeza, lugares clave para la conquista de Andalucía.

Monumento a Fernando III en la Plaza Nueva de Sevilla

A la muerte de su padre Alfonso IX en 1230, rey de León, los partidarios de Fernando no respetaron su testamento, reivindicando el trono de León, que el rey, su padre, había legado a Sancha y Dulce, hijas de su matrimonio con Teresa de Portugal. Tras una reunión entre las dos princesas, Teresa de Portugal y Berenguela I de Castilla, se firma el Tratado de Valencia de Don Juan, en el que se declara la inviabilidad del testamento de Alfonso IX y el traspaso de la corona de León a Fernando a cambio de una compensación económica a Dulce y Sancha, que incluía la cesión de tierras que se reincorporarían a Castilla cuando éstas murieran. De ese modo se unieron dinásticamente -siguieron conservando Cortes, leyes e instituciones diferentes- León y Castilla en la persona de Fernando.

Tras lograr la unión de sus reinos, se dedica de manera sistemática a la conquista del valle del Guadalquivir. En 1231 tomó el pueblo de Cazorla en Jaén, junto al arzobispo de Toledo, Rodrigo Jiménez de Rada. Las fuerzas reales se adueñan posteriormente de la campiña cordobesa y de forma inesperada se apoderan de la capital cordobesa en 1236. En 1243, el rey del taifa de Murcia se sometió a vasallaje y poco después su hijo, el Infante Alfonso, ocupó el reino murciano de forma pacífica. En 1244, se establecen las fronteras con el Reino de Aragón en el Tratado de Almizra, asignando al reino de Castilla las plazas de Orihuela, Elche y Alicante.

Desde entonces fue avanzando por el Guadalquivir. Jaén es conquistada tras años de ataques en 1246, y en noviembre del año 1248 se apodera de Sevilla, tras quince meses de asedio y con el auxilio del marino Ramón de Bonifaz, a quien el rey había encargado en 1247 la formación de una flota con naves procedentes del Cantábrico y con la que habría de remontar el río Guadalquivir y completar el cerco sobre la ciudad. A la toma de Sevilla siguió la de Medina Sidonia y Arcos de la Frontera, entre otras. Cuando falleció en 1252, preparaba una expedición contra el norte de África, tratando de evitar las posibles amenazas que pudieran proceder de esa zona.

Labor política

Trató de unificar y centralizar la administración de los reinos castellano y leonés, promovió la traducción del Fuero juzgo e impuso el castellano como idioma oficial de sus reinos en sustitución del latín. Repartió las nuevas tierras conquistadas entre las órdenes militares, la Iglesia y los nobles, lo que dio lugar a la formación de grandes latifundios.

En el ámbito cultural y religioso, mandó levantar las catedrales de Burgos y León. Se esmeró por que en su Corte se le diera importancia a la música y al buen hablar literario (su hijo el rey Alfonso el Sabio será un gran literato y declarará que su saber se lo debe en gran parte al interés que su padre tenía por que su instrucción fuera la mejor posible).

Matrimonios y descendencia

  • En 1219 casó con Beatriz de Suabia con la que tuvo diez hijos:
  • Tras quedar viudo, casa en 1237 con Juana de Danmartín y tienen cinco hijos:

Fernando III y la religión

El rey Fernando se rodeó de doce varones sabios para que lo aconsejaran en todo, y uno de ellos fue el Arzobispo de Toledo, Rodrigo Jiménez de Rada. Era un hombre de palabra y cumplía lo prometido aunque le costara muchos sacrificios. Sus mismos adversarios sabían que él se atenía siempre los pactos que hacía.

Antes de contraer su primer matrimonio, pasó una noche entera rezando, pidiendo a Dios que bendijera su nuevo hogar. En sus cartas se declaraba: «Caballero de Jesucristo, Siervo de la Virgen Santísima y Alférez del Apóstol Santiago» (sus guerreros decían que en algunas batallas que dirigía el rey Fernando les parecía sentir por los aires al Apóstol Santiago protegiéndolos).

El Papa Gregorio Nono lo llamó «Atleta de Cristo», y el Pontífice Inocencio IV le dio el título de «Campeón invicto de Jesucristo».

Sobre su tumba escribieron este epitafio: «Aquí yace el muy honrado rey Fernando que conquistó y libertó a toda España. Fue el más leal, el más franco, el más humilde, el más respetuoso hacia Dios, el más servicial con los demás, y el que siempre supo honrar y pagar muy bien a sus amigos».

El Papa Clemente X lo canonizó en 1671, siendo el segundo rey español, considerando a Hermenegildo como rey español, que es elevado a la santidad. Su hijo Alfonso le sucedió en el trono como Alfonso X, apodado el Sabio.

Curiosidades

  • Otras fuentes sitúan su nacimiento en Bolaños de Calatrava, y no es del todo descabellado pensar en ello. El castillo de dicha localidad tiene su nombre y fue vendido (castillo y villa) a la Orden de Calatrava por su madre, Doña Berenguela de Castilla.
  • Otra tradición apunta que el nacimiento de este rey habría tenido lugar entre los muros del Castillo de Burgalimar.
  • Patrón de las ciudades de Aranjuez y Sevilla en España, su efigie queda plasmada en el escudo de la ciudad.
  • Patrón de la ciudad de San Fernando en Venezuela, su efigie también queda plasmada en el escudo de la ciudad.
  • Patrón del Arma de Ingenieros del Ejército de Tierra de España y de la especialidad de Construcción del Cuerpo de Ingenieros Politécnicos del ejército.
  • Patrón de la Universidad de La Laguna, aparece en su sello y escudo.
  • Patrón de la Organización Juvenil Española (O.J.E.)
  • En las representaciones pictóricas y escultóricas se le representa con una espada desenvainada en una mano y una bola del mundo en la otra, símbolos de su poder y su justicia.
  • El símbolo de su poder no es el cetro, como en las representaciones de otros reyes, sino su espada Lobera.
  • El 30 de mayo es la festividad de San Fernando en su honor. Día de puertas abiertas para visitar su cuerpo incorrupto en la Catedral de Sevilla, el cual se encuentra en una urna funeraria de plata maciza realizada por el orfebre Juan Laureano de Pina entre 1690 y 1701. Véase santoral.
  • Su primo hermano el rey Luis IX de Francia, hijo de su tía Blanca de Castilla, también es Santo de la Iglesia Católica.
  • En la ciudad de San Fernando de Apure, Venezuela, cada 30 de mayo se realiza un baile popular en su honor. El baile se llama Calendas de San Fernando
  • En la ciudad de San Fernando de Apure, Venezuela, existe un monumento con su imagen a de pie. Es una escultura de más de 7 metros de altura.

Títulos

Al final de su reinado ostentaba los títulos de Rey de Castilla, Toledo, León, Galicia, Sevilla, Córdoba, Murcia y Jaén.

Bibliografía

  • González, Julio: Reinado y diplomas de Fernando III. 3 v. Confederación Española de Cajas de Ahorros 1983, ISBN 84-7231-855-9
  • González, Julio: Las conquistas de Fernando III en Andalucía. Editorial Maxtor Librería /2006, ISBN 84-9761-277-9
  • Rodríguez López, Ana: La consolidación territorial de la monarquía feudal castellana: expansión y fronteras durante el reinado de Fernando III. Consejo Superior de Investigaciones Científicas 1994, ISBN 84-00-07444-0
  • Ansón, Francisco: Fernando III. Ediciones Palabra, S.A. 1998, ISBN 84-8239-233-6
  • Fernando III y su tiempo (1201-1252): VIII Congreso de Estudios Medievales de la Fundación Sánchez-Albornoz, celebrado en 2001 en León. Fundación Sánchez-Albornoz 2003, ISBN 84-923109-3-6
  • Costas Rodríguez, Jenaro: Fernando III a través de las crónicas medievales. Ayuntamiento de Zamora, Universidad Nacional de Educación a Distancia. Centro Asociado de Zamora 2002, ISBN 84-920677-5-6
  • Ros, Carlos: Fernando III el Santo. Asociación Nuestra Señora de los Reyes y San Fernando 2003, ISBN 84-607-7685-9
  • González Jiménez, Manuel: Fernando III el Santo: el rey que marcó el destino de España. Fundación José Manuel Lara 2006, ISBN 84-96556-38-7
  • Rodríguez Bueno, Pedro: En torno a la Sevilla del siglo XIII: Fernando III el Santo y Alfonso X el Sabio. Asociación Cultural Alfonso X el Sabio. 2008, ISBN 978-84-612-3194-2

Véase también

Enlaces externos

Commons

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.