Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Bases XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Bases V Premio de Relato Rafael Mir
Bases VI Premio Agustín Gómez de Flamenco


Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.






¡Ayúdanos! Edita en una página

Fidela Campiña

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Fidela Campina.jpg

La cantante Fidela Campiña Ontiveros nace el 28 de enero de 1894 en Tíjola (Almería). Comienza con seis años sus estudios de solfeo y piano en el Conservatorio de Madrid con el profesor José Tragó y los de canto con el maestro Trabuco, obteniendo en 1913 diploma de honor. Ese mismo año debuta en el Teatro Real de Madrid como Margarita, en la ópera de Boito Mefistófele, obteniendo tan gran éxito que, a continuación, se le asigna el papel de Elsa en Lohengrin y participa en todas las temporadas de este Coliseo hasta su clausura, por ruina, en 1925.

La gran extensión de su voz y la perfección de su escuela de canto le permitieron, desde los primeros años de su carrera, interpretar con igual brillantez tanto las partes de soprano lírico-dramática, como las de mezzosoprano, cantando igual Aída que Amneris en Aída, Elsa que Ortruda en Lohengrin, Amelia que Ulrico en Un ballo in maschera. Los hitos más importantes de su carrera tienen lugar: en Roma, 1918, cuando se presenta en el Teatro Constanza con Mefistófele, acompañada en el reparto por Beniamino Gigli; en Barcelona, 15 de febrero de 1919, cuando estrena la ópera La morisca, de Pahissa; en Nueva Cork, 1926, con un Otello en el “Met” que ha pasado a la historia, así como en la temporada 1928-1929, en el mismo teatro, con los barítonos Titta Rufo y Ricardo Stracciari y, en fin, en Milán, 1934, donde conquista La Scala cantando Tristan e Isolda, dirigida por Sábata y Nerone, dirigida por Pietro Mascagni.

Notables fueron también sus giras por París, Londres y Montecarlo, así como sus temporadas en los teatros argentinos Colón, Avenida y Poliatema, siendo memorable su intervención en el recinto de la Exposición Universal de Nueva Cork, en 1940, interpretando Cavallería Rusticana. Llamada la cantante de los cuatro ases –voz amplia, dicción impecable, temperamento arrebatador y talento interpretativo-, cantó su última ópera, El ocaso de los dioses, en Trieste, 1948, falleciendo en su segunda patria, Buenos Aires, el 28 de diciembre de 1983, respetada y admirada por todos.

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Manuel Muñoz Moya.