Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles, 13 de junio, 21:00 horas. Entrega de las Fiambreras de Plata 2018 en el Círculo de la Amistad.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

La sociedad desestructurada

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Corren --experiencia propia y decir de las gentes-- malos tiempos. Y es que a poco que miremos la llamada "pirámide social" observamos intereses difusos, más que probablemente porque no se ha desarrollado el sentido de lo colectivo como asignatura de obligado cumplimiento. El llamado "mercado" parece ser el objetivo prioritario; claro que el llamado mercado en un país como el nuestro, que se define en la Constitución como de economía mixta de mercado, se ha dejado de híbridos últimamente y ha sustituido lo de mixta por pura, donde priman consejos de administración con buenos dividendos, SOS bancarios que se agarran a un flotador llamado contribuyente, especuladores bursátiles que pueden hacer hundir o flotar las economías y globalizaciones puestas al servicio de un modelo de sociedad exento de valores críticos. Hay una ceremonia de la confusión a la que contribuyen las propias organizaciones políticas, que rechazan unitariamente fórmulas ofrecidas por el partido gobernante.

Sabemos que algunas de ellas están guiadas por un populismo trasnochado que da buenos dividendos a tenor de las encuestas, y que a poco que se tire de hemeroteca que no sea estrictamente la deportiva, percibiríamos lo que han hecho con anterioridad, en sus tareas de gobierno. No deja de sorprender cómo se rasgan las vestiduras los que congelaron pensiones y sueldos de funcionarios en el pasado y ahora aplican la famosa conseja que aparece en la famosa fábula del cuervo y la raposa, con sus variantes incluidas. Dicen proteger al pueblo soberano en nombre de una seguridad que asusta, para que suelte el particular queso o la pieza de carne, que en este caso sería el voto. La paradoja está servida, le sirven en bandeja la "política de ajuste" que está tan mal vista salvo en algunas abstenciones, y después administran a medio plazo los que rentabilizan la medida; dicho de otro modo, se comerían la sopa boba en unas futuras elecciones. Los otros que se oponen no tienen aspiraciones de gobierno, pero tal vez no hacen llegar el mensaje de una forma nítida; tienen la aspiración legítima de progresar en la querencia electoral y la misión de recordarle a los gobernantes que es el sector menos favorecido de la sociedad el que está sufriendo las consecuencias; son los menos sospechosos y están sometidos a cierto chantaje emocional en nombre del progreso porque temen el regreso.

El retroceso en las políticas sociales le pasará factura al Gobierno, mas cuentan los gobernantes con un recurso fácil, incidir en los más débiles --entiéndase pensionistas-- o en los que gozan junto a los políticos de cierto desprestigio social, fomentado interesadamente, como se puede comprobar a poco que utilicemos el transporte público. Se trata de los funcionarios, que tienen en el decir popular "una paga fija" o "una paga del Estado", sin entrar en más detalles. Los detalles no interesan y sí las maniobras de distracción, y todo para que no salgamos del edén del mercado llamado Europa, que le dice a las pacíficas vacas de Los Pedroches cuál es su cuota de mercado. Contribuyen a la desestructuración sin pretenderlo los que dividen a los trabajadores del sector público y del sector privado; en tiempos muchos aceptaban la denominación de trabajadores de la enseñanza, de la sanidad y de la administración pública; las convocatorias de movilizaciones responden a esta desestructuración, pues se anuncian movilizaciones por la reducción salarial y otra por la más que presumible reforma laboral a gusto de un empresariado que suele ser poco solidario y aspira a serlo menos aún, como se anuncia en la Reforma del Sistema Laboral. Los reclamos de Francia, Suecia y otros países a las entidades bancarias del dinero puesto en su flotador no se han dado en este país, en el que se anuncia chi lo sa (quién lo sabe) un impuesto mayor para los que más tienen, como una legítima pero tardía reacción a la contra. Josep Borrell pone el dedo en la llaga en una entrevista a doble página (El País , 30 de mayo): "Los gobiernos han jugado al póquer con los mercados y han perdido"; probablemente tenga alguna razón Durán y Lleida, lo que falla es el bisturí, no el médico.
Juan Pérez Cubillo.