Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

ATENCIÓN QUEDAN SUSPENDIDOS TODOS LOS ACTOS Y ACTIVIDADES PROGRAMADAS. SE COMUNICARÁ SU REINICIO.

II JORNADAS CULTURALES FLAMENCAS “EL TOTO” DEL ATENEO DE CÓRDOBA.APLAZADAS

Viernes 13 de marzo, las 19:30 horas: Concierto Trío ARCAMO:
Libertad Arce (piano). Juan Carlos Carrillo (flauta). Mariló Moreno (clarinete). Lugar: Real Círculo de la Amistad.APLAZADO

Lunes 16 de marzo, 19:30 horas. Ciclo POETAS EN EL ATENEO: recitará el poeta malagueño José Sarria.
Presenta Manuel Gahete. Sede del Ateneo.APLAZADO

Jueves 19 de marzo. 19:30 en la sede del Ateneo. Conferencia de Pepe Carmona: "Preludios del toque en la Córdoba del siglo XIX".
Al cante: Lucía Leiva. A la guitarra: David Navarro.APLAZADO.

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Premio de Relato Rafael Mir.

XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Redacta un buen artículo

León Carbonero

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

León Carbonero y García-Arisco, luego León Carbonero y Sol por concesión pontificia del título de Conde de Sol (n. Villatobas (Toledo) en 1812, m. Madrid el 4 de marzo de 1902) fue un escritor y periodista de España, padre de los también escritores León María Carbonero y Sol y Merás y Manuel Carbonero y Sol y Merás

Biografía

Comenzó sus estudios en Colmenar de Oreja y Ocaña y en 1828 ingresó en el colegio de los jesuítas. Luego se licenció en derecho por las Universidades de Sevilla en 1837 y Toledo en 1839. Posteriormente obtuvo el título del filosofía y letras, siendo catedrático de lengua árabe. En 1863 fue nombrado decano de la Facultad de Sevilla, donde realizó importantes trabajos. Consiguió cargos en la administración de justicia y ejerció como abogado, actuando con relevancia en la defensa de Juan Manuel Tellería. En 1842 comienza su trabajo periodístico como redactor de la revista ultracatólica La Cruz, desde la que reclamó los derechos de la Iglesia en materia educativa, y en 1849 fue director de La Crónica y El Conciliador, además de su colaboración con El Mosaico.

Al iniciarse la Revolución de 1868, denunció la quema y destrucción de conventos en Sevilla, y las manifestaciones anticatólicas de la Junta Provincial Revolucionaria de la ciudad. Participó de manera especial en la creación de la Universidad Católica de Sevilla, y estuvo impartiendo docencia en los Estudios Católicos de Madrid. En octubre de 1868 se trasladó a esta ciudad con su familia, solicitando un permiso por motivos de salud. Sin embargo, cuando el Ministerio de Fomento le ordenó volver a la docencia tres meses después, el profesor Carbonero no lo hace y se le forma un expediente, con lo que deja la cátedra de Árabe vacante.

En 1871 salió elegido como senador por Barcelona. Formó parte de la junta directiva de la Asociación de católicos fundada por el conde de Orgaz. En 1879 fue presidente del Consejo superior de la juventud católica y luego vocal de la Unión Católica de España.

Socio de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de Madrid en 1837, y de la de Arqueología en 1843, fue también caballero de varias órdenes, entre ellas la de San Juan de Jerusalén y la del Santo Sepulcro y fue distinguido con el título honorífico de Conde de Sol en 1870 por la Santa Sede.

Tradujo varias obras de Santo Tomás de Aquino, entre ellas el De regimine principum, tan importante por sus connotaciones políticas, y también elaboró un útil compendio e índice de las decretales. Era un buen escritor; su traducción de Cánticos orientales e imitaciones bíblicas en 1873 le valió los elogios del poeta postromántico Larmig. Poseía una rica colección de monedas de inestimable valor, y otra de 4000 autógrafos. Se mostró católico fanático e intransigente, y también un antisemita furibundo:

Sobre los judíos no extrañamos en verdad que en esta época en que la España parece un cadáver en putrefacción, salgan a la luz pública esos gusanos hediondos, esa raza maldita, que por más que se afane, no podrá borrar de su frente el execrable anatema que la redujo a vivir errante, sin templo,sin ministros, sin patria, ni hogar y siempre perseguida, y siempre odiada donde quiera que ponga su planta inmunda. (La Cruz, noviembre de 1854)

Obras

  • Sobre la elección, cualidades y política de los ministros. 1837
  • Colección de autores españoles. 1840
  • Extracto alfabético de cuanto contienen todos los tomos de Decretos. 1843
  • Legislación española vigente. 1843
  • Sevilla religiosa. 1854
  • Biografía del ilustre sevillano el Emmo. Cardenal Wiseman. 1865
  • Cánticos orientales e imitaciones bíblicas. 1873
  • Centenario de Buenaventura. 1874
  • Homenaje a santa Teresa de Jesús. 1882
  • Crónica del primer congreso católico nacional español 1889.
  • Crónica del congreso antimasónico internacional celebrado en Trento. 1891
  • Traducción de la Summa teológica de Santo Tomás. 1861
  • Obra de teatro Gonzalo de Córdoba. 1841
El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.