Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Martes, 7 de mayo, 20:00 horas presentación del libro de Prudencio Salces "HÚMEDO AGOSTO".Sede Ateneo.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.

Fallado el VI Premio de Relato Rafael Mir, el ganador ha sido el escritor y profesor cordobés Fernando Molero Campos con la obra titulada: RUISEÑORES DE FUEGO.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIV Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo VI Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Ray Brown

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Ray Brown.jpg

Raymond Matthews Brown (Pittsburgh, Pensilvania, 13 de octubre de 1926 - Indianápolis, 2 de julio del 2002) fue un músico estadounidense considerado por muchos como uno de los más importantes e influyentes contrabajistas de jazz de la historia.

Biografía

Ray Brown nace en el seno de una familia de gran tradición musical. Comenzó tomando lecciones de piano con tan sólo ocho años, pero abandonó pronto el instrumento al advertir la gran cantidad de aspirantes a pianista con los que tendría que competir. Ante la imposibilidad de adquirir el instrumento de sus sueños, un trombón, el joven Ray decide adoptar el que se convertiría en su instrumento definitivo cuando uno de los tres puestos de contrabajistas de una orquesta de estudiantes local queda vacante, imaginando que el aprendizaje del nuevo instrumento le plantearía menos problemas que el piano. Sin embargo, cuando la orquesta inició sus conciertos por la ciudad de Pittsburgh, Ray se dio rápidamente cuenta de que no poseía el nivel suficiente para trabajar profesionalmente como contrabajista, de modo que comenzó a llevarse el instrumento de la orquesta a casa para poder estudiarlo en profundidad.

El debut de Brown tuvo lugar en 1944, con el sexteto de Jimmy Hinsley, con quien estuvo de gira durante seis meses. Un año más tarde trabajó con la territory band de Snookum Russell, a quien decidió abandonar para iniciar a trabajar como bajista freelance en los clubes de jazz del Nueva York. Fue allí donde Brown conoció a su primer mentor, el trompetista Dizzy Gillespie, para quien trabajaría durante dos años, primero con su combo (integrado, además de Gillespie, por Charlie Parker, Bud Powell y Max Roach, y después con su Big band. Brown se casó con la cantante Ella Fitzgerald, para quien montó un trío de acompañamiento (formado por Hank Jones y Charlie Smith además del propio Brown) y para quien efectuaría labores de director musical. Tras el divorcio con Fitzgerald, ambos músicos seguirían trabajando juntos y cultivando una buena relación hasta el final de sus días.

Durante las décadas de 1950 y 1960, Brown, ya instalado permanentemente en el establishment jazzistico neoyorquino, grabó para innumerables artistas de renombre, como Quincy Jones, Milt Jackson, Lionel Hampton, Barney Kessel, pero fue su asociación con el gran pianista Oscar Peterson la que lo establecería definitivamente como uno de los grandes gigantes del contrabajo. Las grabaciones que Brown efectuó junto a Peterson durante la década de 1960, casi todas bajo el sello Verve, figuran aún hoy día entre los ejemplos más relevantes del Arte del Trío en el lenguaje hard-bop, y son citadas una y otra vez por historiadores y críticos como ejemplos quintaesenciales del género.

A mediados de la década de 1960, tras ceder a Sam Brown su puesto en el trío de Peterson, Ray Brown se instaló en Los Ángeles, donde inició su carrera como compositor freelance para cine y televisión además de continuar sus trabajos como sideman de grandes estrellas. Del resto de la década, y de toda la siguiente, proceden sus colaboraciones con Billy Eckstine, Tony Bennett, Sarah Vaughan, Nancy Wilson, Milt Jackson, Quincy Jones o Frank Sinatra, su proyecto The L.A. Four (con Bud Shank, Laurindo Almeida y Shelly Manne) y la redacción de los varios libros didácticos de los que fue autor. Además, Brown se distinguía por su defensa a ultranza de los derechos laborales de los músicos.

Durante las décadas de los 80 y los 90, Ray Brown dirigió sus propias formaciones, además de hacer giras mundiales con artistas como el pianista Gene Harris y la cantante y pianista Diana Krall. El bajista continuó trabajando hasta su muerte, que acaeció finalmente en el año 2002 en Indianápolis, mientras dormía plácidamente en su camerino esperando el inicio del espectáculo.

Un año más tarde la prestigiosa publicación de jazz Down Beat lo incluyó con honores en su galería de Ilustres del Jazz.

En cuanto a sus influencias, Brown siempre ha manifestado una profunda admiración por Jimmy Blanton, contrabajista de la orquesta de Duke Ellington y uno de los padres del contrabajo moderno de jazz, de quien siempre ha reconocido abiertamente la gran influencia que ha ejercido en él. Además siempre se ha referido en términos entusiastas a Stanley Clarke, Eddie Gómez o Niels Henning Orsted Pedersen, bajistas todos ellos de una generación posterior a Brown.

Valoración

Junto a Charles Mingus, Paul Chambers, Scott LaFaro u Oscar Pettiford, Ray Brown ocupa una posición destacada en la generación de bajistas de jazz que sucedieron generacionalmente a las exploraciones de Jimmy Blanton y que sentaron definitivamente las bases funcionales del contrabajo en el ámbito del jazz durante los años 40 del pasado siglo. Ray Brown poseía de una técnica formidable y una fuerte capacidad melódica que le permitía ejecutar complicados solos bebop en temas de gran velocidad y sofisticación armónica. Dotado de una gran firmeza rítmica, el bajista proporcionaba el pulso swing que necesitaba una música de enorme energía rítmica (como lo era la música de Oscar Peterson) de una forma verdaderamente magistral, hasta el punto de que muchos críticos se han referido a él como el ejemplo paradigmático y definitivo del contrabajista de jazz por excelencia.

Desde finales de los 50, las contribuciones de Scott LaFaro, Eddie Gómez, Niels-Henning Orsted-Pedersen, Stanley Clarke, Marc Johnson y los checos George Mraz (n. 1944) y Miroslav Vitous han contribuido de forma notable al avance de la técnica del contrabajista de jazz, dándole al instrumento una orientación absolutamente novedosa; pero Brown, anterior a todos ellos, ha sabido mantener una posición de prestigio en esta comunidad de élite sin necesidad de adaptar su técnica o estilo a las modas del momento, precisamente porque, ya desde el principio, su avanzado estilo quedaba muy por delante de sus tiempos.

Aún hoy la forma de tocar de Brown sigue manteniendo una absoluta vigencia y sus grabaciones, particularemente las que realizó con Oscar Peterson, se mantienen como una enciclopedia musical de referencia para miles de aspirantes a bajistas de jazz en todo el mundo.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.