Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles, 13 de junio, 21:00 horas. Entrega de las Fiambreras de Plata 2018 en el Círculo de la Amistad.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Sancho IV de Castilla y León

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Sancho IV de Leon y Castilla.jpg

Sancho IV de Castilla y León, el Bravo (Valladolid, 1258 - Toledo, 25 de abril de 1295), Rey de Castilla y de León. Segundo hijo de Alfonso X el Sabio y de Violante de Aragón, hija de Jaime I de Aragón.

Biografía

La llegada de Sancho IV al trono vino motivada, en parte, por el rechazo de un sector de la alta sociedad castellana a la política de su padre, Alfonso X, y a su admiración por la cultura árabe y judía.

La sucesión de Alfonso X

El hijo primogénito de Alfonso X y heredero al trono, don Fernando de la Cerda, murió en 1275 en Villa Real, cuando se dirigía a hacer frente a una invasión norteafricana en Andalucía. De acuerdo con el derecho consuetudinario castellano, en caso de muerte del primogénito en la sucesión a la Corona, los derechos debían recaer en el segundogénito, Sancho; sin embargo, el derecho romano privado introducido en el código de Las Siete Partidas establecía que la sucesión debía corresponder a los hijos de Fernando de la Cerda.

El rey Alfonso se inclinó en principio por satisfacer las aspiraciones de don Sancho, que se había distinguido en la guerra contra los invasores islámicos en sustitución de su difunto hermano. Pero posteriormente, presionado por su esposa Violante de Aragón y por Felipe III de Francia, tío de los llamados "infantes de la Cerda" (hijos de don Fernando), se vio obligado a compensar a éstos. Sancho se enfrentó a su padre cuando éste pretendió crear un reino en Jaén para el mayor de los hijos del antiguo heredero, Alfonso de la Cerda.

Finalmente, Sancho y buena parte de la nobleza del reino se rebelaron, llegando a desposeer a Alfonso X de sus poderes, aunque no del título de rey (1282). Sólo Sevilla, Murcia y Badajoz permanecieron fieles al viejo monarca. Alfonso maldijo a su hijo, a quien desheredó en su testamento, y ayudado por sus antiguos enemigos los benimerines empezó a recuperar su posición. Cuando cada vez más nobles y ciudades rebeldes iban abandonando la facción de Sancho, murió el Rey Sabio en Sevilla, el 4 de abril de 1284.

Reinado

Sancho se alzó como rey sin respetar la voluntad de su padre y fue coronado en Toledo en 1284. Fue reconocido por la mayoría de los pueblos y de los nobles, pero al mismo tiempo hubo un grupo bastante numeroso de partidarios de los Infantes de la Cerda que reclamaban el acatamiento del testamento en cuestión. Durante todo el reinado de este monarca hubo luchas internas y peleas por alcanzar el poder. Uno de los personajes que más discordias provocó fue el infante don Juan (hermano de Alfonso X) y a su causa se unió el noble don Lope Díaz III de Haro, VIII Señor de Vizcaya. El rey Sancho hizo ejecutar al de Haro y mandó encarcelar a su tío el infante don Juan. También, según cuentan las crónicas, dio la orden de ejecutar a 4.000 seguidores de los infantes de la Cerda, pasándolos a cuchillo en la ciudad de Badajoz, a 400 en Talavera y a otros muchos en Ávila y Toledo.

Después de estos acontecimientos, perdonó a su tío don Juan, quien al poco tiempo volvió a sublevarse, ocasionando el conflicto de Tarifa (Cádiz). Don Juan llamó en su ayuda a los benimerines de Marruecos y sitiaron la plaza que estaba defendida por su gobernador Guzmán el Bueno, señor de León. Allí ocurrió el famoso acto heroico y la muerte inocente del hijo de Guzmán. La plaza de Tarifa fue fielmente defendida y los benimerines regresaron a su lugar de origen. Se desbarataron de esta manera los planes del infante don Juan y los del sultán de Marruecos, que pretendía una invasión.

Cuando subió al trono de Aragón Jaime II hubo un acercamiento con Sancho IV y los dos reyes, unidos, dieron un nuevo impulso a la Reconquista.

El rey Sancho IV fue un gran amigo, además de tutor, del personaje histórico conocido como el Infante don Don Juan ManuelJuan Manuel. Sancho murió en 1295, dejando como heredero a su hijo Fernando, de 9 años. Dejó también la herencia de las disputas y rivalidades con los infantes de la Cerda y sus partidarios.

Cultura

La época de Sancho IV fue casi tan activa en la composición de libros como la de su padre. Así, además del libro Castigos y documentos del rey don Sancho (colección de sentencias e historias para la educación del príncipe heredero), promueve la traducción de dos grandes enciclopedias: el Libro del Tesoro, versión casi literal de Li livres dou tresor, de Brunetto Latini y el Lucidario, traducción muy libre del Elucidarius de Honorio de Autun.

Matrimonio y descendencia

Sancho IV se casó con doña María de Molina en el año 1282. Tuvieron seis hijos:

  • Isabel (1283 - 1328), casada con Jaime II de Aragón y después con Juan III de Bretaña;
  • Fernando el Emplazado (1285 - 1312), que sería el futuro rey Fernando IV;
  • Alfonso (¿? - 1319);
  • Pedro de Castilla y de Molina (¿? - 1319);
  • Felipe (¿? - ¿?);
  • Beatriz de Castilla y de Molina (1293 - 1359), reina de Portugal entre 1325 y 1357, por su matrimonio en el año 1309 con el heredero de la corona de Portugal, futuro rey Alfonso IV.

Anécdotas

  • El rey Sancho IV andaba de cacería por tierras zamoranas cuando levantó una perdiz en un cerro que llamaban el Raposero. La perdiz se fue a refugiar en una hiniesta (retama) y cuando el rey fue en su busca para cobrar la pieza encontró en el lugar la imagen de una Virgen. Llamaron a las autoridades eclesiásticas y decidieron depositarla en la iglesia de San Antolín en Zamora. Impresionado por el suceso, el rey mandó que se edificase un templo en el lugar del hallazgo y además concedió un privilegio para 12 pobladores que serían desde ese momento vasallos de la Reina de los Cielos, con la particularidad de que debían avecinarse en ese sitio. Así se hizo y los 12 pobladores llegaron desde Palencia y dieron origen a un poblado llamado La Hiniesta, lugar que existe hoy en la provincia de Zamora.
  • El 8 de junio de 1288 se hallaba en Alfaro y discutió por cuestiones de castillos y mujeres con Lope Díaz III de Haro, señor de Vizcaya y con Juan Alfonso López de Haro I, undécimo señor de Cameros. Agriada la discusión, ordenó que apresasen a Lope de Haro. Fue entonces cuando:
... el Conde se levantó mucho asina e dijo: ¿Presos? ¿Cómo? ¡A la merda! ¡Oh, los míos! e metió mano a un cuchillo e dejóse ir para la puerta donde estaba el Rey el cuchillo sacado e la mano alta... ballesteros e caballeros, veyendo que el Conde iva contra el Rey, firieron al Conde, e diéronle con una espada en la mano, e cortáronsela, e cayó luego la mano en tierra con el cuchillo; e luego diéronle con una maza en la cabeza, que cayó en tierra muerto.
Crónica del reinado de Sancho IV el Bravo. Claudio Sánchez-Albornoz - Aurelio Viñas. Lecturas históricas españolas. Madrid 1981. Página 152 y 153. ISBN 84-321-2086-3
  • Irónicamente, a pesar de ser hijo de Alfonso X el Sabio, no sabía leer ni escribir[cita requerida].

Títulos

Al final de su reinado ostentaba los títulos de Rey de Castilla, Toledo, León, Galicia, Sevilla, Córdoba, Murcia, Jaén y del Algarve.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.