Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

27 de marzo, miércoles, 19:30 horas. Día Mundial del Teatro, en Hermandades del Trabajo.

28 de marzo, jueves, 21:00 horas. JORNADAS FLAMENCAS “EL TOTO” DEL ATENEO DE CÓRDOBA, en el Rincón del Cante.

Sábado 30 de marzo. Viaje cultural del Ateneo a Itálica y al Monasterio de San Isidoro del Campo. Salida a las 8:30 horas desde la glorieta de la Media Luna frente antiguo hotel Meliá. Precio del viaje 35€ por persona incluyendo traslados, visita guiada y comida. Se paga in situ. Fecha límite de inscripción 27 de marzo.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.

Fallado el VI Premio de Relato Rafael Mir, el ganador ha sido el escritor y profesor cordobés Fernando Molero Campos con la obra titulada: RUISEÑORES DE FUEGO.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIV Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo VI Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Victoria Eugenia de Battenberg

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Victoria Eugenia de Battenberg.jpg

Victoria Eugenia Julia Ena de Battenberg (Castillo de Balmoral, Escocia, 24 de octubre de 1887 – Lausana, Suiza, 15 de abril de 1969) fue nieta de la reina Victoria de Inglaterra, que se convirtió en reina consorte de España por su matrimonio con el rey Alfonso XIII. Era la abuela paterna del actual monarca español Juan Carlos I.

Infancia

Nacida en el Castillo de Balmoral (Escocia), era hija de Enrique de Battenberg y de su esposa, la princesa Beatriz, hija menor de la reina Victoria del Reino Unido y del príncipe Alberto. Victoria recibió el nombre de sus dos abuelas y de su madrina, la emperatriz Eugenia, viuda del emperador Napoleón III. Familiarmente era conocida como Ena.

La princesa Ena creció en la Corte de la reina Victoria. Pasó su infancia en el castillo de Windsor, Balmoral y en Osborne House en la Isla de Wight. Su padre murió en 1896 tras contraer unas fiebres en África. Después de la muerte de la reina Victoria en 1901, los Battenberg fijaron su residencia en el Palacio de Kensington en Londres.

En 1905, la princesa asistió a una fiesta organizada por su tío, Eduardo VII, dada en honor de Alfonso XIII de España. El monarca español empezó a cortejar a la joven a pesar de la oposición existente ante un posible matrimonio.

La reina María Cristina, madre de Alfonso XIII, no era partidaria de esta unión, dados los oscuros orígenes de la línea Battenberg. Además Victoria Eugenia ostentaba únicamente el título de Alteza Serenísima, que la reina María Cristina consideraba de rango inferior. Por otra parte, los antecedentes de hemofilia provenientes de la rama de la familia de su abuela (Reina Victoria) tampoco agradaban a la reina.

Nupcias

Retrato por Sorolla (1910)

A pesar de todo, el 9 de marzo de 1906, la Familia Real Española anunció el compromiso matrimonial del rey Alfonso XIII y la princesa Victoria Eugenia. La noticia preocupó a muchos españoles, ya que la novia era protestante y no tenía suficiente categoría.

La princesa evitó el primer obstáculo al convertirse al catolicismo. Celebró la ceremonia de conversión el obispo de Nottingham en el oratorio del palacio de Miramar en la ciudad de San Sebastián. Su tío, el rey Eduardo VII, eliminó el segundo obstáculo al darle el rango de Alteza Real el 3 de abril de 1906. El matrimonio tuvo lugar en la iglesia de San Jerónimo el 31 de mayo de 1906, y la reina lució por primera vez la Diadema de las lises.

Tras la ceremonia, el cortejo nupcial que se dirigía de regreso al Palacio Real sufrió un atentado perpetrado por Mateo Morral, que lanzó una bomba desde un balcón hacia la carroza real. La Carroza volcó y rápidamente la recompusieron. La Reina Victoria Eugenia salvó la vida porque, en el momento justo de la explosión, giró su cabeza para poder contemplar la iglesia de Santa María. Tras este hecho, se presentó ante los invitados a la boda en el Palacio Real con el vestido de novia ensangrentado por los muertos que hubo con la explosión.

Descendencia

El matrimonio tuvo un total de siete hijos, cinco varones y dos mujeres:

  • Alfonso (Alfonso Pío Cristino Eduardo) (1907–1938), príncipe de Asturias nació hemofílico y renunció a sus derechos al trono en 1933 para contraer matrimonio con una plebeya, Edelmira Sampedro, utilizando desde entonces el título de Conde de Covadonga. Cuando se divorció de su primera esposa, contrajo matrimonio con otra cubana, Marta Rocafort Altuzarra.
  • Jaime (Jaime Leopoldo Isabelino Enrique) (1908–1975), sordomudo como consecuencia de una operación en su infancia, renunció a sus derechos al trono en 1933; fue nombrado Duque de Segovia y más tarde Duque de Madrid. Como legitimista, pretendiente al trono de Francia desde 1941 a 1975, fue conocido como Duque de Anjou.
  • Beatriz (Beatriz Isabel Federica Alfonsa Eugenia) (1909–2002), unida en matrimonio con la familia nobiliaria italiana de los Torlonia.
  • Fernando, nacido muerto en 1910.
  • Cristina (María Cristina Teresa Alejandra) (1911–1996), casada en Italia con el Conde Marone.
  • Juan (Juan Carlos Teresa Silvestre Alfonso) (1913–1993) conde de Barcelona, pretendiente al trono desde 1941 hasta 1977. Fue quien heredó los derechos dinásticos y traspasó a su hijo Juan Carlos I, actual rey de España.
  • Gonzalo (Gonzalo Manuel María Bernardo) (1914–1934), nacido hemofílico.

Después del nacimiento de sus hijos, la relación entre la reina y su esposo se fue deteriorando. Alfonso XIII tuvo numerosos romances, incluyendo uno con la prima de Victoria, la princesa Beatriz de Sajonia-Coburgo-Gotha.

Exilio y muerte

La familia real española partió hacia el exilio el 14 de abril de 1931, cuando en las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 los republicanos ganaron en la mayoría de las grandes ciudades, y como consecuencia el rey Alfonso XIII abdicó y suspendió deliberadamente el ejercicio del poder real, lo que dio lugar a la proclamación de la Segunda República Española. La familia se trasladó a Francia y más tarde a Italia. La pareja real terminó separándose y Victoria Eugenia regresó a Gran Bretaña. En 1939, tras el inicio de la Segunda Guerra Mundial, la reina fue invitada a abandonar el Reino Unido y dejó de pertenecer a la familia real británica. Se trasladó a Lausana, Suiza, donde fijó su residencia definitiva en el palacete llamado Vieille Fontaine (actualmente este palacete es propiedad de una entidad financiera suiza). Adolf Hitler la obligó a marcharse de Italia porque creía que era una espía inglesa, y entonces ella se afincó en Suiza.

En 1940 toda la familia se reunió en Roma para el bautizo del hijo varón mayor de Juan de Borbón, Juan Carlos, actual rey de España, que ella amadrinó junto con el cardenal Pacelli, futuro papa Pío XII. El 15 de enero de 1941, Alfonso XIII, presintiendo que su muerte estaba cercana, transfirió sus derechos a la corona española a su hijo Juan. Alfonso XIII murió el 28 de febrero de 1941.

Victoria Eugenia regresó momentáneamente a España en febrero de 1968, tras 37 años de exilio, para ejercer de madrina en el bautizo de su bisnieto, Felipe de Borbón, hijo de Juan Carlos de Borbón y de Sofía de Grecia.

Victoria Eugenia murió en Lausana el 15 de abril de 1969. Fue enterrada en la capilla del Sacre Coeur de Lausana. El 25 de abril de 1985, la Casa Real trasladó sus restos a España, que reposan en el Monasterio de El Escorial cerca de los de su esposo Alfonso XIII y los de sus hijos Alfonso, Jaime y Gonzalo.

Bibliografía: María José Rubio, Reinas de España. Siglos XVIII al XXI. De María Luisa Gabriela de Saboya a Letizia Ortiz. Madrid, Editorial La Esfera de los Libros, 2009.

Enlaces externos

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.