Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Bases XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Bases V Premio de Relato Rafael Mir
Bases VI Premio Agustín Gómez de Flamenco


Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.






¡Ayúdanos! Edita en una página

Daniel Vázquez Díaz

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Daniel Vazquez Diaz.jpg

Daniel Vázquez Díaz. Nació en la localidad onubense de Nerva el 15 de enero de 1882 y fue hijo de Daniel Vázquez y de Jacoba Díaz, naturales de la cercana población de Campofrío. Estudió en el colegio de los Salesianos de Utrera, recibiendo allí sus primeras lecciones de pintura. En 1898, por complacer a su padre, ingresó en la Escuela de Comercio de Sevilla obteniendo en la misma el título de profesor mercantil, sin abandonar por ello la pintura. En 1899 conoce a Ricardo Canals y logra por vez primera cierto reconocimiento de la prensa por haber expuesto en la Exposición de Primavera de Sevilla. Cada vez más atraído por los pinceles decide dedicarse a ellos en exclusiva, para lo cual se traslada a Madrid. Desde muy pronto fue patente su facilidad para el dibujo y su sentido del color. Le interesa sobre todo el volumen, la "arquitectura del cuadro", que ha captado sobre todo a través de la obra de Zurbarán.

Entabla amistad con artistas como Regoyos y Solana y en 1906, tras una temporada en San Sebastián, se instala en París, entablando una sólida amistad con el escultor Bourdelle; desde esta ciudad viajará a Bélgica y Holanda. Contrajo matrimonio en 1910 con la escultora danesa Eva Aggerholm. Durante una estancia en Nerva pinta su cuadro El torero muerto, expuesto en París en 1913. Son los años del cubismo, cuya huella puede rastrearse en el artista, preocupado por lograr la síntesis de las formas.

En 1918 se traslada a vivir a Madrid y su estudio será frecuentado por jóvenes pintores que lo admiran y siguen sus enseñanzas. Entre 1925 y 1929 surge su gran obra, a la que él bautizó como Poema del Descubrimiento, en la que canta la gloriosa gesta de los marinos onubenses, que finalmente quedó plasmada en los murales del monasterio de La Rábida. En ellas queda bien patente su modo de entender la pintura, basado especialmente en la delicadeza del color y en la sobriedad compositiva, expresada por medio de volúmenes rotundos.

En 1932 obtuvo la cátedra de Pintura Mural de la Escuela de Bellas Artes de Madrid. A lo largo de estos años pinta numerosos retratos, destacando el del duque de Alba y los de varios toreros. En 1953 obtuvo medalla de honor en la Exposición Nacional de Bellas Artes. Ingresa en la Real Academia de San Fernando en 1968 y un año después, el 17 de marzo de 1969, muere en Madrid.

En la obra del maestro hay varios temas recurrentes: el retrato y el mundo de los toros, que atrajo al pintor desde su infancia. Los retratos, a los que dota de profundidad psicológica, expresada con trazos firmes y esquemáticos, representan a personajes destacados de su tiempo: literatos, artistas, nobles.

Mención aparte merece el conjunto que realizara para el monasterio de La Rábida, en el que recupera la tradición de la gran pintura mural para aplicarla a un género ya en desuso como era el histórico. La gesta descubridora había obsesionado a Daniel Vázquez desde muy joven y su idea, expresada en bocetos que se expusieron en Madrid en 1927, contó con el apoyo del monarca Alfonso XIII.

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Alberto Villar Movellán.