Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

ATENCIÓN QUEDAN SUSPENDIDOS TODOS LOS ACTOS Y ACTIVIDADES PROGRAMADAS. SE COMUNICARÁ SU REINICIO.

II JORNADAS CULTURALES FLAMENCAS “EL TOTO” DEL ATENEO DE CÓRDOBA.APLAZADAS

Viernes 13 de marzo, las 19:30 horas: Concierto Trío ARCAMO:
Libertad Arce (piano). Juan Carlos Carrillo (flauta). Mariló Moreno (clarinete). Lugar: Real Círculo de la Amistad.APLAZADO

Lunes 16 de marzo, 19:30 horas. Ciclo POETAS EN EL ATENEO: recitará el poeta malagueño José Sarria.
Presenta Manuel Gahete. Sede del Ateneo.APLAZADO

Jueves 19 de marzo. 19:30 en la sede del Ateneo. Conferencia de Pepe Carmona: "Preludios del toque en la Córdoba del siglo XIX".
Al cante: Lucía Leiva. A la guitarra: David Navarro.APLAZADO.

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Premio de Relato Rafael Mir.

XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Redacta un buen artículo

Decreto de Unificación

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Decreto promulgado el 19 de abril de 1937 por Francisco Franco en Salamanca y mediante el cual se fusionaban, bajo su mando, Falange Española y la Comunión Tradicionalista, creándose Falange Española Tradicionalista y de las JONS (FET y de las JONS).

El decreto fue contestado severamente por el carlismo. Esta protesta le valió a su jefe, Fal Conde, una condena a muerte que le obligó a exiliarse en Portugal. La familia real carlista también tuvo que salir España tras denunciar el aspirante carlista al trono los rumbos totalitarios que estaba adquiriendo el nuevo estado.

Igualmente, el líder falangista Manuel Hedilla recibió mal la unificación y rechazó la jefatura de la Junta Política de FET y de las JONS que por decreto del 22 de abril le otorgó Franco. Esta actitud le valió también su condena a muerte, bajo la acusación de conspiración, aunque, finalmente, con la intercesión del embajador alemán y de Serrano Súñer, se le fue conmutado por la del destierro a Canarias.

Neutralizados de esta forma los principales disidentes, apenas una minoría, el decreto llevó la tranquilidad política a la zona nacional, eliminó las luchas intestinas entre las diversas facciones políticas, prácticamente inexistentes en comparación con la zona republicana, y permitió concentrar el esfuerzo en las operaciones militares.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.