Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Solicita artículos no redactados

El Ateneo de Córdoba a sus 25 años

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Antonio Perea durante la intervención

El día 17 de marzo, martes, a las 20:00 horas en Bodegas Campos, se celebró una conferencia-coloquio acerca del 25º aniversario del Ateneo de Córdoba, a cargo del socio, fundador y presidente Antonio Perea Torres.

25 años del Ateneo de Córdoba (Artículo de Juan José Primo Jurado en la revista Nuevo LP)

El Ateneo de Córdoba está de cumpleaños, celebra el vigésimo quinto aniversario de su fundación. Bien es cierto que nuestra ciudad tiene antecedentes más antiguos ateneístas, uno de 1881, presidido por el republicano Ángel de Torres, y otro, en la etapa 1931-1936, con Antonio Jaén, Eloy Vaquero y Ra­fael Castejón como principales pro­tagonistas. Pero es el fundado en marzo de 1984 el que ha perdurado y es reconocido por el resto de Ate­neos de España.

Se define como "una asocia­ción libre, independiente y plural, sin adscripciones políticas, reli­giosas o de cualquier otra índole, que pretende difundir e impulsar la cultura, la ciencia y el cuidado del intelecto, así como el estímu­lo del sentido crítico de la socie­dad". En torno a seiscientas acti­vidades ha realizado en la última década, centradas en seis áreas fundamentales: literatura, música, teatro, flamenco, debates, confe­rencias y cine. Suyo es el Premio Juan Bernier de Poesía, decano de los premios literarios cordo­beses, y entre sus publicaciones destaca la obra "Los andaluces del siglo XX" y la revista El Arca del Ateneo, dirigida por nuestro que­rido compañero en las páginas de Nuevo LP Javier Ortega.

En 1987, el Ateneo creó el premio Fiambrera de Plata para reconocer la trayectoria de perso­nas y colectivos de ámbito local y nacional en las artes, las letras y las ciencias; la defensa de los derechos humanos y otras nobles causas. Cada año se otorga en número de siete y en el presente han sido galardonados el dibujan­te Antonio Mingote; el escritor Arturo Pérez-Reverte; Alejandro Ruiz-Huerta, uno de los abogados su­pervivientes de la matanza de la calle Atocha; Paco Dios, cantautor y estudioso del flamenco; la editorial Almuzara; la diseñadora Juana Martín; y el fotógrafo cordobés Francisco Sánchez Moreno. La en­trega de las Fiambreras tendrá lu­gar el 11 de junio (*) en la Hacienda de la Albaida.

Los orígenes del Ateneo se encuentran en el pueblo más lla­no y en su faceta más dinámica, aparecidos con la construcción del Barrio Guadalquivir a fi­nal de los setenta. Allí surgieron la Asociación de Vecinos Amargacena, el colectivo de teatro infantil La Fiambrera, el colectivo juvenil Acracia y el aula Juan Bernier de poesía. Todos ellos son el germen del Ateneo que, al principio, tomó el nombre de un cortijo cercano, Casablanca, porque a sus promo­tores les parecía "demasiado pre­tencioso poner el sagrado nombre de Córdoba a un proyecto nacido entre zarzas y cardos borrique­ros".

Varias personas están ligadas a su trayectoria: Antonio Varo Baena, Luis Fernández Cortés, María Cabrera Campos y, sobre todo, su presidente Antonio Perea. Trabaja­dor de la construcción, legionario y ácrata, es un hombre lleno de in­quietudes, trabajador, con criterio independiente y de vuelta de todo.

Lo demostró reivindicando mejores viviendas frente a los últimos go­bernadores civiles del franquismo y manteniendo el tipo frente al comu­nismo ortodoxo y de salón que le criticó haber acudido al Regimien­to de Artillería con el fin de lograr una chocolatada para sus niños de La Fiambrera.

Esa independencia le costó a Antonio palos y marginaciones. Que sobrellevó con el humor que emanaban los geniales artículos que firmaba como Cahue -jun­to a Papi- en el diario Córdoba y en el semanario Tendillas 7. Y con inteligencia, porque cuando te cierran puertas hay que abrir ventanas: "El Ateneo fue mi tabla de salvación, tenía que montar algo por mi propia autoestima". Hoy, ignorado por los poderes públicos, excepto la Diputación, y acogido por Bodegas Campos, el Ateneo es una digna institu­ción cordobesa que continúa su caminar, sabiendo que en nues­tra ciudad la independencia tiene un precio ... y un reconocimiento.

Desde aquí deseamos al Ate­neo lo mejor, para que siga fiel a sus principios de impulsar la cul­tura y la ciencia y de estimular el sentido crítico de la sociedad, que al fin y al cabo es lo que nos convierte en personas libres.

(*) Fecha modificada al 26 de junio.