Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Bases XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Bases V Premio de Relato Rafael Mir
Bases VI Premio Agustín Gómez de Flamenco


Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.






¡Ayúdanos! Comienza una página

Emirato de Córdoba

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Tras la rápida conquista musulmana de la Península ibérica (711 - 718), esta se constituye como provincia dependiente del Califato de Damasco. Sus gobernantes fijaron su capital en Córdoba y recibieron del Califa de Damasco el título de valí o emir.

En aquél momento la población musulmana peninsular estaba formada por árabes instalados en las ciudades, bereberes radicados en las zonas rurales y sirios, que habían formado las primeras fuerzas invasoras. Estas etnias se enfrentaron entre sí para hacerse con el mayor número de tierras y sumió a la península en una endémica guerra civil hasta la aparición de Abd al-Rahman I.

En 750, los abasíes derrocan a los omeyas en el poder del Califato de Damasco y ordenan el asesinato de todos sus miembros. Seis años más tarde, en 756, Abd al-Rahman I -que había escapado del destino de los omeyas logrando huir Damasco- desembarca en Al-Ándalus se proclama emir tras conquistar Córdoba y, en 773, se independiza de la nueva capital abasí, Bagdad. Esta independencia es política y administrativa pero se mantiene la unidad espiritual y moral al continuar el vínculo religioso con el califa abasí.

Sin embargo, el verdadero organizador del emirato independiente fue Abd al-Rahman II, quien delegó los poderes en manos de los visires y logró una islamización muy rápida de la península, reduciendo considerablemente el número de cristianos en territorio musulmán (llamados mozárabes o dhimmis)

Las disputas entre árabes y beréberes no cesaron tras la proclamación del emirato independiente, lo que permitió la reorganización de los reinos cristianos en el norte, dando inicio a la Reconquista, alentada por la política pro-árabe mantenida por la dinastía omeya, lo que provocó numerosas sublevaciones protagonizadas por muladíes, que llegaron a poner en peligro la existencia misma del emirato.

A la llegada al trono de Abd al-Rahman III en 912, la decadencia política del emirato era un hecho. Para imponer su autoridad y terminar con las sublevaciones y conflictos que arrasaban la península se proclamó califa en 929 dando origen al Califato de Córdoba.

Emires independientes de Córdoba

Nº de orden
Nombre
Años en el poder
1
Abderramán I
756-788
2
Hisham I
788-796
3
Alhakén I
796-822
4
Abderramán II
822-852
5
Mohamed I
852-886
6
Almundir
886-888
7
Abd Alláh
888-912
8
Abderramán III
912-929
El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.