Luces de Navidad.gif
EL ATENEO DE CÓRDOBA LES DESEA A TODOS FELICES FIESTAS Y PRÓSPERO AÑO NUEVO



Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

11 de diciembre, miércoles. Tertulia poética. Sede Ateneo 19:00 horas.
12 de diciembre: Reunión Junta directiva. Sede Ateneo 18:30 horas.
12 de diciembre, jueves. Queimada navideña. Sede Ateneo 20:00 horas.

VII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo del VII Premio de Relato Rafael Mir.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Inserta tus fotos

Gaspar Fernández "Gaspar de Utrera"

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Gaspar de Utrera.jpg

Gaspar Fernández Fernández, cantaor gitano más conocido con el nombre artístico de Gaspar de Utrera, nació en Utrera (Sevilla) el 7 de noviembre de 1932. Sobrino de El Perrate y La Perrata, trabajaba en el matadero de su pueblo, dejando el trabajo cuando concursó siendo un niño, al ganar el premio radiofónico "Fiesta en el aire" y a partir de ese premio se embarca en la Compañía Juvenil de "Ases" encabezada por Naranjito de Triana.

A finales de los cincuenta, la afición aplaude sus cualidades y su repertorio festero en tablaos de Madrid como El Duende, El Corral de la Morería, Las Brujas, Arco de Cuchilleros y Los Canasteros. Por aquel entonces, también se enrola en giras por Europa y América cantando para bailar. Pero pronto dejó la vida de la capital y volvió a su Utrera natal, cuyos festivales, principalmente El Potaje siempre le guardaban un lugar destacado en el cartel.

De él se recuerdan actuaciones memorables en festivales como la Bienal de Sevilla o Mont de Marsan. Sus últimas grabaciones en solitario son Arte y compás 1997) y Casta (Palo Nuevo, 2003) como la realizadas en Cantaores de Época, tiene unos cantes dignos de tener en cuenta por el arte y grandeza que este cantaor ha mantenido en toda su carrera de vida artística.

Falleció el 26 de febrero del 2008 en su localidad natal.

Utrera

El cantaor Gaspar Fernández Fernández, conocido artísticamente como Gaspar de Utrera, falleció ayer día 26 de febrero del 2008, en su vivienda de esta localidad Sevillana a los 75 años, tras una larga enfermedad que le impedía salir a la calle desde hace más de un año, según informaron a Efe fuentes municipales. La muerte le ha sorprendido días antes de que se celebrara un homenaje en su honor, fijado para el próximo lunes en la Fundación CajaSol, en reconocimiento a su trayectoria artística y para recaudar fondos. El acto -que se estudia si finalmente va a celebrarse- estaba organizado por las Federación Andaluza de Peñas Flamencas y la Fundación Machado e iban a intervenir en él primeras figuras como José Mercé, David Peña «Dorantes» y Juan Peña El Lebrijano, entre otros. Sobrino de El Perrate y La Perrata, y emparentado con la saga de los Pinini, Gaspar de Utrera era muy reconocido por su cante por tientos.

ABC SEVILLA (27/02/2008)
Gaspar de Utrera, cantaor apegado a sus raíces

El cantaor flamenco Gaspar de Utrera falleció el pasado martes por la tarde a los 75 años, tras una larga enfermedad que le tuvo más de un año recluido sin poder salir a la calle. Era gitano, y pertenecía a una gloriosa y prolífica dinastía de cantaores: era sobrino carnal del Perrate y de María la Perrata, primo de Juan Peña El Lebrijano y de Pedro Peña... Gaspar Fernández Fernández nació en Utrera (Sevilla) en 1932. Comenzó a cantar de muy niño y a los 14 años se sumó a la Compañía Juvenil de Ases, con la que hizo una amplia gira por toda España. Luego pasó a los tablaos, en los que formó verdaderas revoluciones por el eco enduendado de su voz. Estuvo, entre otros, en el Zambra y Los Canasteros, de Madrid. Pero Gaspar de Utrera fue siempre hombre muy pegado a su tierra, y cuando podía retornaba al pueblo con los suyos, se ha dicho que hasta rescindió contratos o pegó la espantá alguna vez por la nostalgia de su pueblo. Allí ofreció recitales en peñas flamencas y festivales, y fue muy apreciado en las reuniones de cabales. Fue cantaor largo, que interpretaba todas las familias de cante con extraordinaria propiedad. Su querencia al pueblo le impidió hacer una carrera mucho más espectacular. Cantaba como los ángeles, aunque un tanto irregular porque actuaba por impulsos emotivos. Tenía el eco inconfundible de su familia, el divino don que sólo reconocemos en algunos privilegiados.

Ángel Álvarez Caballero 29/02/2008

Fuente