Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
Desde las 18:00 horas del lunes 2 de noviembre ha comenzado a emitir el Canal del Ateneo de Córdoba en Youtube

CAC36 CANAL ATENEO DE CÓRDOBA.
Desde aquí haremos llegar las actividades que se realicen en el Ateneo
así como los actos, representaciones teatrales, recitales de poesía y conferencias de nuestra hemeroteca.
El canal está disponible en este enlace

Actividades ya disponibles en el canal:
Presentación del Canal por parte de Antonio Varo Baena, Presidente del Ateneo de Córdoba
"Foro Jaime Loring de debate y conocimiento”, conferencia del ateneísta Rafael Jiménez, “AREAS DE MONTAÑA Y DESPOBLACIÓN”.
Lectura poética del ateneísta Antonio Flores Herrera.
Entrevista realizada a la ateneísta de honor Carmen Galán Soldevilla
Recital de poesía: Participan Balbina Prior, Ángela Mallén, y Joanna Mojón.
"Los Miércoles del Ateneo": Entrevista de Elena Cobos a la poeta y ateneísta Pilar Sanabria
"La visita", obra de teatro de Antonio Varo Baena
Entrega de las Fiambreras de Plata 2017
"Entrega de la Medalla de Oro de Córdoba a Pablo García Baena (1986)"
Entrevista a Antonio Perea, fundador y Presidente de honor del Ateneo de Córdoba
Paco del Cid canta una canción de Carlos Cano

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
VIII Premio de Relato Rafael Mir.
XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Redacta un buen artículo

Hay que ser afín

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

La Filmoteca de Andalucía, con sede en nuestra ciudad, ha presentado estos días un cine forum para los meses de octubre y noviembre, con participación de directores de cine y escritores. Supone la primera actividad destacable de dicho centro desde que tomase las riendas como director el cordobés Pablo García Casado, en junio de 2008. Sustituyó al granadino José Enrique Monasterio, director desde 2000, licenciado en Comunicación Audiovisual, experto en festivales de cine y con una excelente labor en su puesto, lo que no le evitó ser destituido por la Junta de Andalucía.

Lo lógico es que su sustituto tuviese un perfil profesional, próximo al cine como Monasterio. Si se buscaba un cordobés, dos hubieran sido los justos: Javier Ortega y Manuel Ángel Jiménez. Ortega, escritor y crítico de cine, directivo de la sección de cine del Ateneo desde la que impulsó la Muestra de Cine Internacional en Bodegas Campos, ha publicado entre otros “Diario de un cinéfilo distraído”, “Spielberg. El hacedor de sueños” y “Chaplin. La sonrisa del vagabundo” y es colaborador de opinión en diferentes medios, entre ellos ABC.

Manuel Ángel Jiménez Arévalo, por su parte, es fotógrafo, escritor y crítico de cine, habitual en las proyecciones de la Filmoteca y con gran experiencia en festivales y como gestor, pues fue director del Gran Teatro, que en su época ponía ciclos de cine negro en versión original en las vacaciones navideñas. También es colaborador de la prensa local desde hace años sobre temas cinematográficos, destacando sus artículos en el Diario Córdoba.

Ninguno de ellos fue el elegido, sino Pablo García Casado, cordobés, sí, pero sin experiencia ni de cerca con el mundo de la cinematografía. Licenciado en Derecho, poeta premiado y vinculado desde los 26 años a cargos en la Junta, primero en el Instituto Andaluz de la Juventud y luego en la Consejería de Igualdad, era su currículo.

Acaso la razón de su nombramiento puede estar en que tras las elecciones de marzo de 2008, los responsables políticos de los organismos dependientes de la Junta recibieron una instrucción escrita donde se les pedía que diesen información sobre la filiación política de todos los funcionarios de puestos de libre designación que había en sus departamentos, advirtiéndoles que, en la legislatura que se iniciaba, todos los puestos de libre designación deberían ser ocupados por personas afiliadas o, al menos, afines al partido en el poder.

Definitivamente estamos en la época de los afines. Lo mismo que en su momento fue la época de los números uno, hoy es la época de los afines. Hay que ser afín al que manda si quieres que, por lo menos, te dejen participar en el juego y tener alguna posibilidad de ganar. Y no nos engañemos, esta “época de los afines” no es solo por lo que hace la todopoderosa Junta, con sus amplias y diferentes familias socialistas, sino que responde a criterios personales que encontramos en cualquier campo.

Dense una vuelta por terrenos públicos y privados, económicos, académicos o eclesiásticos, que éstos también, cuando hay poder de por medio, tiran de afines. Al afín se le regala todo, no suele conseguir las cosas con esfuerzo, ni es especialista en el puesto que se le asigna. Depende de un protector que lo coloca y lo sostiene con el fin de que trabaje para él. Así, el afín siempre responde a la función de ser útil, en beneficio propio, pero sobre todo en beneficio de los intereses de quien lo ha colocado.

El problema de esta época de los afines es que suele ir pareja a la corrupción y a la marginación de quien no piensa como el que manda. O eres afín o ponen tu nombre en la lista negra. Nada de eso garantiza que las cosas salgan bien a la larga, porque ya sabemos que la única forma de, al menos, no equivocarse es con una postura liberal y respetuosa de la independencia, esa que te lleva a aceptar que el otro piensa de forma distinta y ni se te pasa por la mente negarle lo que por justicia y méritos le corresponden.

Juan José Primo Jurado (ABC Córdoba, 19 de octubre de 2008.