Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

II SEMANA LITERARIA (2018) DEL ATENEO DE CÓRDOBA.

Lunes, 12 de noviembre a las 19:30 horas, sede del Ateneo, presentación de los Premios
Juan Bernier (Libro "Ampuesta" de José Luis Molina)
y Rafael Mir de Relato ("Ruiseñores de Fuego" de Fernando Molero).

Miércoles 14, 20:30 horas, sede del Ateneo, presentación del poemario "Jardín de Paracelso" de Alfredo Jurado.

Lunes 19, 19:30 horas en el Círculo de la Amistad, presentación Libro-homenaje a Juana Castro.

Martes 20, 20:00 horas en el Círculo de la Amistad, presentación de la novela "Velas para el dragón rosado" de Miguel Ranchal.

Viaje a Montilla el sábado 10 de noviembre: Precio: 35 € por persona. Se pagará el mismo día.
Incluye: Viaje ida y vuelta, visita guiada museo Santa Clara, visita guiada Lagar y comida.
Fecha límite para apuntarse el 7 de noviembre.

Fallado el VI Premio de Relato Rafael Mir, el ganador ha sido el escritor y profesor cordobés Fernando Molero Campos con la obra titulada: RUISEÑORES DE FUEGO.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIV Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo VI Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2018
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Comienza una página

Jacinto Antolín Gallego "Niño de Almadén"

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Nino de Almaden.jpg

Jacinto Antolín Gallego, cantaor payo de gran poderío y solera para el cante, nació en ese bello pueblo de Almadén (Ciudad Real), en 1899 y murió en Igualada (Barcelona) en 1968. Su nombre artístico más conocido era el de Niño de Almadén, se inició artísticamente en Calzada de Calatrava, al realizar una sustitución en el elenco del Niño de Genil, a los dieciséis años.

El Niño de Almadén debutó en 1918 en el Kursaal Magdalena de Madrid. Durante los años veinte fue asiduo de los cafés cantantes y colmaos madrileños, alternando con D. Antonio Chacón, de quien era ferviente admirador. En 1928 actuó en el Teatro Pavón, en unión de Angelillo y Guerrita, y al año siguiente en el mismo escenario madrileño con Pepe Marchena, con quien meses después intervino en el Teatro Cómico con la estampa Mira que bonita era.

Fueron muchísimos los contratos y actuaciones junto a grandes maestros de su época, En 1946 forma parte del ballet de Pilar López, junto a Manolo el Malagueño. Hace varias giras por el extranjero, reaparece en 1960 en el Teatro Comedia de Madrid. Sobre su arte escribió Jacinto Benavente: "Es sin duda el artista de más saliente personalidad. Su buen gusto, entusiasmo y afición le elevan de la categoría de intérprete a la de creador. Con Jacinto Almaden el cante cobra nueva vida por ser un verdadero artista".

También fue un maestro de los cantes mineros. Jacinto vivió la experiencia de la mina. Su padre era minero y él mismo trabajó en las minas de carbón de Puertollano. Empezó a cantar tarantas sabiendo lo que significaban sus letras; luego dejó la mina por el cante y siguió aprendiendo. Su maestro, como el de todos, fue Chacón.

Su más importante magisterio lo ejerció al registrar en 1954 las tarantas de la primera Antología de Cante Flamenco:

Clamaba un minero así
¡ay! en el fondo de una mina
clamaba un minero así:
¡ay! ¡En qué soleá me encuentro!
Es mi compaña un candil,
¡ay! yo la salía no la encuentro.

En 1957 graba en Francia una cartagenera, Si vas a San Antolín, ejemplo de la más pura ortodoxia chaconiana, y este lamento minero:

¡Ay! que había...
yo me llevé de un rosal
la mejor rosa que había;
si sería maldición
que una espina que tenía
se clavó en mi corazón.

Jacinto, con el prestigio que estas grabaciones le dieron, hizo alardes un tanto pueriles de sus conocimientos, como dice Antonio Murciano, pontificó por Madrid en los cincuenta y sesenta. Una prueba de ello es la que él llamó Minera Grande de Almadén:

¡Ay! muy a gala...
que yo soy de Almadén, señores,
¡ay! y lo llevo muy a gala;
entre toas las regiones
mi minera es la que gana.
No sirven comparaciones.

Jacinto Almadén fue con todo un gran profesional y gozó de una enorme popularidad. En 1965, estuvo junto a Pepe Marchena como invitado de honor en el II Concurso Nacional de Cartageneras. En 1968 le brinda un homenaje el Aula de Cultura "Andrés Cegarra" de La Unión. En él se escuchan sus grabaciones y actúan los cantaores locales Pencho Cros, Eleuterio Andreu y Niño Alfonso. Ese mismo año un accidente truncó en Igualada lo que podría haber sido su más fructífero magisterio.

Fuentes