Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

ATENCIÓN QUEDAN SUSPENDIDOS TODOS LOS ACTOS Y ACTIVIDADES PROGRAMADAS. SE COMUNICARÁ SU REINICIO.

II JORNADAS CULTURALES FLAMENCAS “EL TOTO” DEL ATENEO DE CÓRDOBA.APLAZADAS

Viernes 13 de marzo, las 19:30 horas: Concierto Trío ARCAMO:
Libertad Arce (piano). Juan Carlos Carrillo (flauta). Mariló Moreno (clarinete). Lugar: Real Círculo de la Amistad.APLAZADO

Lunes 16 de marzo, 19:30 horas. Ciclo POETAS EN EL ATENEO: recitará el poeta malagueño José Sarria.
Presenta Manuel Gahete. Sede del Ateneo.APLAZADO

Jueves 19 de marzo. 19:30 en la sede del Ateneo. Conferencia de Pepe Carmona: "Preludios del toque en la Córdoba del siglo XIX".
Al cante: Lucía Leiva. A la guitarra: David Navarro.APLAZADO.

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Premio de Relato Rafael Mir.

XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Comienza una página

José María Cirarda Lachiondo

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Cirarda9.jpg

Don José María Cirarda Lachiondo Nació en Baquio (Vizcaya) el día 23 de mayo del año 1917. Licenciado en Filosofía y Sagrada Teología. Ordenado sacerdote el día 5 de julio del año 1942.

Profesor de Teología Dogmática en el Seminario de Vitoria.

El día 29 de junio de 1960 fue consagrado como Obispo. Nombrado Auxiliar del Cardenal Bueno Monreal en Sevilla, con residencia en Jerez de la Frontera.

Vetado, en diversas ocasiones -al menos tres- como obispo por el general Franco, por cuestiones ideológicas -su nacionalismo más que evidente-, la vía para su nombramiento fue la de un obispado auxiliar, sobre los que el régimen, de acuerdo con el Concordato de 1953, no tenía posibilidad de veto.

En julio de 1968 fue nombrado Obispo de Santander, y en noviembre del mismo año, Administrador Apostólico de Bilbao, en una época especialmente complicada por la controvertida personalidad del obispo titular de esta diócesis, Añoveros, que estuvo a un paso de marchar fuera de España tras unas polémicas declaraciones. Su magisterio durante tres años fue dirigido en sus diferentes cartas y documentos a los problemas socio-politicos del momento, dando una visión iluminada de ellos por los textos del Concilio Vaticano II.

Fue el único obispo español que participó en las tres sesiones plenarias del Concilio Vaticano II, en las que tuvo varias intervenciones sobre: La Iglesia; Ministerio Episcopal; Actividad Misionera y Libertad Religiosa. Llegó a ser el obispo portavoz del Episcopado español en Roma con los medios de comunicación durante dicho Concilio, cometido que desarrolló con sabiduría.

El 4 de diciembre de 1971 se le encomendó la diócesis de Córdoba hasta su traslado a Pamplona como arzobispo, donde tomó posesión el 29 de enero de 1978 a la vez que se hacía cargo de la diócesis de Tudela como Administrador Apostólico. Su episcopado en Córdoba se puede calificar de múltiples maneras. Por un lado, debemos destacar su ideología, nacionalista, ajena, -pese a su experiencia anterior en Jerez-, por completo a nuestra realidad católica andaluza. Por otro, el contexto de su nombramiento, a posteriori del Concilio Vaticano II, le convirtió en obligado introductor de las reformas surgidas de él, realizando las siguientes ejecutorias pastorales.

División la Diócesis de Córdoba en cuatro Vicarías territoriales.

Fomentó la construcción de nuevas parroquias llegando a alcanzar 20 nuevas Iglesia y 45 casas rectorales.

Inició la remodelación del Seminario de San Pelagio con el fin de acondicionarlo e introducir en el edificio las oficias de la Curia diocesana, vivienda del Obispo, Seminario Mayor, Archivo obispal y casa para la residencia de sacerdotes especialmente para mayores.

Nombró a varios canónigos entre ellos a Miguel Castillejo Gorráiz para la presidencia del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba (la actual CajaSur).

De 1978 a 1981 ocupó la vicepresidencia de la Conferencia Episcopal Española, en las postrimerías de la presidencia de otro de los grandes prelados del siglo XX, el Cardenal Tarancón. Llegó a ser miembro de la Comisión de Medios de Comunicación Social de la referida Conferencia Episcopal.

Presentada su renuncia el 23 de mayo de 1992, le fue aceptada el 15 de mayo de 1993 con el nombramiento de Monseñor Fernando Sebastián Aguilar como arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela.

Persona dotado de gran inteligencia, presto a la escucha, sus reflejos eran rápidos frente a los problemas, de gran cordialidad y simpatía, todo ello con el gran don de la oratoria.

Murió en Vitoria el 17 de septiembre de 2008, tras estar varios años postrado en una silla de ruedas.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Cordobapedia, bajo licencia CC-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) y/o la licencia GFDL.