Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Desde las 18:00 horas del lunes 2 de noviembre ha comenzado a emitir el Canal del Ateneo de Córdoba en Youtube

CAC36 CANAL ATENEO DE CÓRDOBA.

Desde aquí haremos llegar las actividades que se realicen en el Ateneo
así como los actos, representaciones teatrales, recitales de poesía y conferencias de nuestra hemeroteca.

El canal está disponible en el enlace: https://youtu.be/H09BNMzeAJs

Actividades ya disponibles en el canal:

"Foro Jaime Loring de debate y conocimiento”, conferencia del ateneísta Rafael Jiménez, “AREAS DE MONTAÑA Y DESPOBLACIÓN”.

Lectura poética del ateneísta Antonio Flores Herrera.

Entrevista realizada a la ateneísta de honor Carmen Galán Soldevilla

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Premio de Relato Rafael Mir.

XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Redacta un buen artículo

Juan Manuel Fernández Montoya "Farruquito"

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Juan Manuel Fernandez Montoya Farruquito.JPG

El bailaor Juan Manuel Fernández Montoya, conocido mundialmente con el nombre artístico del baile flamenco como Farruquito, nace en Sevilla en 1982. Es hijo del cantaor Juan Fernández Flores, “El Moreno” y de la bailaora La Farruca.

Biografía

Heredero de una escuela única fundada por Farruco, su abuelo, pasó toda su vida inmerso en el arte flamenco más puro. Debutó en la escena internacional a los 5 años en Broadway con el espectáculo Flamenco Puro, compartiendo cartel con las figuras más legendarias del flamenco, entre ellas, su familia. Con 8 años presentó su primera temporada en la Sala Zambra de Madrid. A los 11 interviene en el vídeo-clip Camarón Nuestro y al año siguiente en la película Flamenco de Carlos Saura, frente a frente con el patriarca de la saga, Farruco. Ese mismo año, participó junto a su familia, en la concepción artística y coreográfica del espectáculo Bodas de Gloria.

En 1992 participó en el acto de inauguración de los Juegos Paraolimpicos de Barcelona y con su abuelo,Farruco, en el Pabellón de Andalucía de la Exposición Universal de Sevilla con el espectáculo Presente, Pasado y Futuro. El fallecimiento de Farruco en 1997 supone el relevo: a los quince años, Farruquito asume la responsabilidad de perpetuar la estirpe.

Con 15 años de edad crea su primer espectáculo, Raíces Flamencas, donde se distingue a un bailaor de una nueva dimensión que acopla toda su tradición a una concepción artística personal prodigiosa. Desde su debut en el Royal Festival Hall de Londres esta muestra del flamenco más puro y racial se ha presentado con gran éxito en el Teatro de la Villa y Conde Duque en Madrid, en el Teatro Poliorama de Barcelona y en giras internacionales en Francia y Japón. En 2001 presenta La Len Varo en el I Festival Flamenco de Estados Unidos. Tras sus actuaciones en Nueva York y Boston, el New York Times le consideró "el mejor artista que pisó la gran manzana en 2001".

Al año siguiente Farruquito triunfa en su ciudad natal, Sevilla, con una temporada en el Teatro Central. El mismo año actúa en la Gala de los Premios Max. En 2003, durante los meses de enero y febrero cosecha un éxito sin precedentes en la III edición del Festival Flamenco de Estados Unidos junto a su hermano Farruco de 14 años. Cabeza de cartel del espectáculo Por derecho, realiza una gira por once ciudades norteamericanas donde la crítica se rindió ante su arte y personalidad. Igualmente su participación en el Festival Flamenco de Madrid en el Teatro Albéniz o el de Jerez en el Teatro Villamarta le supone un éxito rotundo de crítica y público.

En 2003, Farruquito no pasa desapercibido a los ojos del fotógrafo Richard Avedon, del diseñador Antonio Miró, de la revista americana People que lo eligió como una de las personas más bellas del mundo o de la Academia de la Música que lo premia por su letra “Dulce canela” del disco María de Niña Pastori y por el sonido de sus pies en el disco homenaje a Jeros. El bailaor también ha estado al frente de la academia situada en Sevilla, que difunde los preceptos de la escuela Farruco. Durante el mes de noviembre estrena con gran éxito en el Teatro de la Maestranza de Sevilla su último espectáculo Alma Vieja. El éxito se repite en el Teatro Albéniz de Madrid, donde durante cinco días se agotan las localidades. En 2004, Farruquito se retira de las tablas debido a los hechos posteriores al atropello mortal de Benjamín Olalla. El 24 de julio de 2008, retorna a los escenarios tras la obtención del tercer grado con el espectaculo Puro ante 2000 personas en Palma de Mallorca.

Caso Farruquito

En 2005, el bailaor, fue condenado por el juzgado de lo penal número 8 de Sevilla por el atropello mortal sucedido en dicha ciudad el 30 de septiembre de 2003. Según la Guardia Civil, Farruquito se saltó un semáforo en rojo circulando a 90 kilómetros por hora cuando se produjeron los hechos, adelantando por el carril contrario a los vehículos que se hallaban parados en el semáforo, y dándose a la fuga a continuación. La velocidad máxima permitida en vías urbanas en España es de 50 km/h. En un primer momento Farruquito actuó con toda frialdad llevando a reparar el BMW que conducía desde Sevilla a un taller de Málaga, a más de 200 kilómetros de distancia.

Posteriormente, al localizarse en la investigación el coche homicida Farruquito alegó que había sido su hermano pequeño quien conducía el turismo y que probablemente habría chocado con unos cubos de basura, buscando con ello aprovecharse de la Ley del Menor, pensando que sería más beneficiosa para su hermano. Sólo cuando la policía lo incriminó gracias a unas escuchas telefónicas realizadas a su familia por una investigación sobre tráfico de drogas Farruquito confesó que él había sido el conductor la noche en que se produjeron los hechos. Según varios periodistas que lo habían entrevistado años atrás, Farruquito conducía vehículos ya desde muy pequeño sin poseer carné de conducir.

Gracias a esta confesión, realizada tras haberse hecho públicas las escuchas telefónicas y seis meses después de ocurrido el atropello, Farruquito se libraría de la cárcel. Los abogados del bailaor lograron que se anularan las escuchas como prueba y esto hizo que las declaraciones de Farruquito pudieran ser tomadas en cuenta como atenuante pese a que se habían producido cuando la opinión pública ya conocía los hechos. Este "arrepentimiento espontáneo" hizo que el juez no aplicase la máxima pena a Farruquito por los delitos ocurridos. De este modo y como no tenía antecedentes judiciales y la pena fue menor de 2 años de cárcel (16 meses), quedó en libertad condicional. Se le encontró inocente de la acusación de simulación de delito pero recibió una pena de 8 meses por la denegación de auxilio y otros 8 por la imprudencia grave por no parar a auxiliar a Benjamín Olalla, que finalmente falleció; y circular a gran velocidad y sin respetar pasos de cebra ni semáforos.

El 16 de enero de 2007, "Farruquito" ingresó a las 17.17 horas en el centro penitenciario de Sevilla II, tres años después de atropellar mortalmente a Benjamín Olalla en una calle de Sevilla. Farruquito fue condenado el 5 de septiembre de 2006 por la Audiencia Provincial de Sevilla a dos años de cárcel por homicidio imprudente en concurso con un delito contra la seguridad en el tráfico, y a un año más por omisión del deber de socorro. La juez de Sevilla que dictaminó sobre el atropello mortal cometido por el bailaor, de 24 años, dictó el 30 de octubre de 2006 un auto en el que rechazó sustituir los tres años de cárcel por multa o trabajos comunitarios, ya que el procesado cometió un delito "grave" y "quebró las elementales normas de solidaridad humana" al darse a la fuga.

Fuente