Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Bases XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Bases V Premio de Relato Rafael Mir
Bases VI Premio Agustín Gómez de Flamenco


Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.






¡Ayúdanos! Comienza una página

Manuel Rodríguez Sánchez "Manolete"

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Manolete.jpg

Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, Manolete nació en Córdoba el 4 de julio de 1917. De ascendencia taurina, su padre era también matador de toros y había utilizado el mismo apodo de Manolete y su madre estuvo casada en primeras nupcias con "Lagartijo Chico". Su primera actuación pública data de 1930, incorporándose en 1933 al espectáculo cómico-taurino "Los Califas", actuando en la parte seria y ese mismo año actúa por primera vez vestido de luces en Arles, Francia, presentándose con picadores en Córdoba en 1935. En 1938 se presenta en Sevilla, tomando la alternativa en la Maestranza en medio de una gran expectación el 2 de julio de 1939. Rafael Jiménez Chicuelo le cede el toro "Mirador" de la ganadería de Clemente Tassara actuando como testigo Gitanillo de Triana. Confirma la alternativa el 12 de octubre de 1939, lidiándose toros de Antonio Pérez y como padrino Marcial Lalanda y testigo Juan Belmonte Gamoy. Manolete llega a torear hasta 92 corridas en el año 1944, triunfando no sólo en España sino también en México donde realiza varias temporadas. El mundo taurino de la posguerra gira en torno a él, con campañas a favor y en contra del diestro cordobés, aunque el toreo en esta época tiene un nombre, el de Manolete. El 28 de agosto de 1947, se anuncia en Linares junto a Luis Miguel Dominguín y Gitanillo de Triana con toros de la ganadería de Miura y el 5º toro llamado Islero hiere mortalmente al diestro al entrar a matar. Manolete es corneado en el muslo y fallece en la madrugada del día 29 de agosto de 1947.

Manolete, fue una persona de gran carácter, fue seco, valeroso, sobrio y duro, carácter que trasladó a su toreo. Gran estoqueador, fue un torero de una inconfundible personalidad y perfección inimitable. No llegó a ser un torero que dominara todas las suertes, su repertorio estuvo reducido a las esenciales del toreo, las cuales practicaba con su sello de personalidad y sobriedad. Hizo evolucionar el toreo de muleta en lo referido a la colocación del diestro, toreaba de frente, citaba de perfil, con el engaño detrás del cuerpo, el toro giraba en torno a él, lo que en otro torero quizás hubiera sido un defecto, en Manolete alcanzó cotas de gran perfección. Sin embargo, Manolete ha sido puesto en tela de juicio por las "comodidades", que le buscaron en los toros y por el hecho de que en su momento fue cuando el fraude en los toros llegó a ser muy importante, pero esas supuestas "comodidades" no impidieron que el diestro muriera en la plaza, ni poner en duda la honestidad de Manolete, su entrega y sus deseos de darlo todo al público. En la historia del toreo ha habido toreros quizás con mayor temple, dominio y clase, pero ninguno tuvo la personalidad del torero cordobés a quien sus paisanos elevaron a la categoría de "Califa del toreo".

Galería

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Rafael Sánchez González.