Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Desde las 18:00 horas del lunes 2 de noviembre ha comenzado a emitir el Canal del Ateneo de Córdoba en Youtube

CAC36 CANAL ATENEO DE CÓRDOBA.

Desde aquí haremos llegar las actividades que se realicen en el Ateneo
así como los actos, representaciones teatrales, recitales de poesía y conferencias de nuestra hemeroteca.

El canal está disponible en el enlace: https://youtu.be/H09BNMzeAJs

Actividades ya disponibles en el canal:

Presentación del Canal por parte de Antonio Varo Baena, Presidente del Ateneo de Córdoba

"Foro Jaime Loring de debate y conocimiento”, conferencia del ateneísta Rafael Jiménez, “AREAS DE MONTAÑA Y DESPOBLACIÓN”.

Lectura poética del ateneísta Antonio Flores Herrera.

Entrevista realizada a la ateneísta de honor Carmen Galán Soldevilla

Recital de poesía: Participan Balbina Prior, Ángela Mallén, y Joanna Mojón.

"Los Miércoles del Ateneo": Entrevista de Elena Cobos a la poeta y ateneísta Pilar Sanabria

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Premio de Relato Rafael Mir.

XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Edita en una página

Wilhelm Dilthey

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Wilhelm Dilthey. (Biebrich, actual Alemania, 19 de noviembre de 1833 - Seis am Schlern, actual Austria, 1 de octubre de 1911) Filósofo alemán. Estudió teología en Heidelberg, y ocupó la cátedra de filosofía de la Universidad de Berlín entre 1882 y 1905. Intentó fundar el estatuto de las «ciencias del espíritu» frente a las «ciencias de la naturaleza», al considerar que los métodos de éstas eran inaplicables a campos como la historia, el derecho o el arte. Las ciencias humanas deben tender a «comprender» los fenómenos objeto de su estudio, lo cual significa que deben partir siempre de la realidad histórica en que tienen lugar, e implica inevitablemente la propia experiencia personal del investigador. Sus estudios están en la base de la hermenéutica filosófica posterior, y quedan reflejados en obras como Introducción a las ciencias del espíritu (1883) y Origen de la hermenéutica (1900).

Hijo de un deán de la Iglesia reformada, Wilhelm Dilthey había sido orientado a la carrera eclesiástica, tradicional en su familia, y estudió teología. En 1853 ingresó en la Universidad de Berlín, donde Trendelenburg y Ranke figuraron entre sus maestros. Graduado allí a los veinticuatro años, al cabo de otros dos fue nombrado profesor de filosofía de la Universidad de Basilea. Durante este período de su existencia, y bajo el influjo del ambiente positivista que predominaba en las corrientes filosóficas alemanas, estudió la óptica de Helmholtz y la psicología de Fechner.

Sus intereses culturales se ampliaron con prodigiosa rapidez; Dilthey se dedicó a las investigaciones psicológicas y a estudios históricos y literarios. Pasó también por las Universidades de Kiel y Breslau, hasta que en 1882 sucedió a Lotze en la cátedra de la de Berlín, donde permanecería hasta el fin de sus días. Durante los últimos años de su vida, dejada ya la enseñanza, recibía en su casa a un grupo de discípulos íntimos.

En 1867 había publicado una biografía de Sehleiermacher (Das Leben Schleiermacher), y en 1883 aparecía el primer tomo de su Introducción a las ciencias del espíritu. En tal obra intenta Dilthey establecer una "independencia de método" para las "ciencias del espíritu". La distinción entre éstas y las de la naturaleza, que Dilthey introduce en el texto en cuestión, estaba llamada a obtener un amplio eco y habría de provocar polémicas y discusiones aún no extinguidas.

Las ciencias del espíritu tienen como objetivo peculiar el hombre y su desenvolvimiento; para Dilthey, es posible asumir ante el mundo humano una actitud de "comprensión interna", que no podemos adoptar ante la naturaleza. De esta suerte, los instrumentos necesarios para la comprensión del mundo histórico y social pueden ser alcanzados por la propia experiencia psicológica, con lo cual la psicología resulta para Dilthey la primera y más elemental de las ciencias del espíritu, por cuanto es fundamento de cualquier elaboración ulterior. La experiencia inmediata y vívida como realidad unitaria ("Erlebnis") constituye el órgano de comprensión de la realidad histórica y de la del hombre en su verdad viva.

En los ensayos titulados Estudios para el establecimiento de las ciencias del espíritu y La construcción del mundo histórico en las ciencias del espíritu, aparecidos entre 1905 y 1910, Dilthey sometía a un riguroso análisis el concepto de "Erlebnis" y procuraba aclarar ulteriormente la distinción entre ciencias del espíritu y de la naturaleza. En el ensayo La esencia de la filosofía (1907), el autor llegaba, finalmente, a teorizar sobre el fracaso de la filosofía en cuanto metafísica. A este tipo de sistema filosófico, que pretende ser una imagen de la realidad y llevar todos los aspectos de esta última a un único principio absoluto, opone Dilthey una filosofía que, reconociendo su propio carácter histórico y relativo, intente analizar las actitudes humanas y explicar las estructuras del mundo en que vive el hombre. Considera la filosofía uno de los organismos que integran una civilización, y cree que la misión del historiador consiste precisamente en la captación de las relaciones que en una sociedad determinada unen las diversas manifestaciones del mundo cultural.

En tales premisas de tipo teórico se hallan basadas las principales obras históricas de Dilthey: Concepción de la vida y análisis del hombre desde el Renacimiento y la Reforma (1891) e Historia de la juventud de Hegel (1905). El ideario del filósofo alemán alcanzó una gran resonancia en la cultura filosófica europea; a ella se encuentra explícitamente vinculada la obra de Heidegger, en tanto que algunos temas característicos del pensamiento de Wilhelm Dilthey aparecen desarrollados en las ideas de Meineeke, Simmel y Weber.

Fuente