Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles, 16 de octubre, 19:00 horas. Presentación del libro "Retazos" de Javier Ortiz Díaz, presentado por Restituto Núñez Cobos. Sede del Ateneo.

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo del VII Premio de Relato Rafael Mir.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Al-Mutamán

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Yúsuf Al-Mutamán o Al-Mutamín fue rey de la Taifa de Zaragoza de la dinastía hudí entre (1081-1085)

Yúsuf Al-Mutamán fue rey taifa de Zaragoza en su momento de máximo esplendor, tras el pujante reinado de su padre Al-Muqtadir. Fue asimismo un rey erudito, protector de las ciencias, de la filosofía y de las artes. Un ejemplo de rey sabio, conocedor de las matemáticas —disciplina de la que escribió un tratado, el Kitab al-Istikmal o Libro de perfección (en árabe,كتاب الإستكمال)—, la astrología y la filosofía, que continuó la labor de su padre Al-Muqtadir creando una corte de sabios intelectuales que tenía como marco el bello palacio de la Aljafería, llamado, en esta época, el «palacio de la alegría».

Almutamán heredó de Al-Muqtadir en 1081 la parte occidental de la Taifa de Zaragoza, que comprendía Zaragoza, Tudela, Huesca y Calatayud, quedando Mundir con la zona costera del reino: Lérida, Monzón, Tortosa y Denia.

En el año 1081 el empuje del rey aragonés, Sancho Ramírez era considerable, amenazando las fronteras de la taifa desde el norte. Para resistirlo, Almutamán contó con los servicios de las tropas mercenarias de El Cid, que recibió además el encargo de reincorporar a Zaragoza los territorios orientales de su pariente Mundir, aliado de Aragón. Los enfrentamientos en la franja fronteriza fueron constantes, pero ninguno logró reunificar el territorio paterno.

En esta etapa está bien documentado el servicio del Cid, desterrado en 1081 de Castilla por llevar a cabo razias en contra de los intereses de Alfonso VI en territorios de Toledo, entonces tributario de Castilla y que, por ello, no debía ser atacada por tropas castellanas.

El Cid seguiría al servicio de Al-Mutamán hasta 1086, momento en el que Zaragoza fue asediada por el rey castellano. Si el Cid rompió los lazos con Al-Mutamán o su heredero Al-Musta'in II debido a un conflicto de intereses personal entre la defensa de Zaragoza y su señor natural, por ser el rey de Castilla quien la atacaba, o si fue condonado su destierro, al apreciar Alfonso la utilidad de tal caballero en su ejército, es algo que todavía no se ha dilucidado en su totalidad.

El Cid fue capaz de contener a los aragoneses hasta 1083, año en el que Sancho Ramírez tomó la línea de fortificaciones que protegían a las ciudades de la taifa de Saraqusta, como la de Graus (que amenazaba Barbastro) en la zona oriental, Ayerbe, Bolea y Arascués (que ponían en peligro a Huesca) y Arguedas que apuntaba a la conquista de Tudela.

Las relaciones de Zaragoza con su protectorado, Valencia, se estrecharon mediante alianzas matrimoniales. Pero Valencia estaba inmersa en un complejo juego de alianzas. Alfonso VI de Castilla, utilizando hábilmente la diplomacia, consiguió que el rey Al-Qádir de Toledo le entregara la ciudad en 1085 a cambio de su ayuda para desbancar de Valencia a Abú Bakr, lo que supuso, de hecho, la toma de Toledo para el rey castellano. Así, el reino de Zaragoza quedaba desconectado del resto de Al-Ándalus por la vía tradicional que pasaba por el centro de la península y, desde ese momento, su comunicación se vio restringida a la que conectaba con Valencia costeando el levante. El año de la pérdida de Toledo fue asimismo el de la muerte de Almutamán.

Matemáticas

La obra maestra en el ámbito intelectual de Al–Mu'tamán fue su Libro de la perfección y de las apariciones ópticas (Kitab al-Istikmal) que además de ser un compendio de la matemática griega de Euclides y Arquímedes entre otros, y transmitir las enseñanzas de Thabit ibn Qurrá, los Banu Musa e Ibn al-Haytha, introduce teoremas originales. Su obra fue transmitida a través de Maimónides a Egipto, y de allí se difundió por el centro de Asia, documentándose incluso en Bagdad en el siglo XIV, si bien su influencia no llegó a Occidente.

De su obra se conservan dos copias, la primera fue encontrada en la Biblioteca l'Askeri Müze de Estambul en 1985, procedente de la biblioteca del sultán otomano Mehmed II, que fue heredada por su hijo Beyazid II. Posteriormente se halló una segunda copia en El Cairo.

El Libro de la perfección y de las apariciones ópticas trata los números irracionales, secciones cónicas, la cuadratura del segmento parabólico, volúmenes y áreas de varios cuerpos geométricos o el trazado de la tangente de una circunferencia, entre otros problemas matemáticos.

Solo la primera parte del Kitab al-Istikmal superaba en extensión a los Elementos de Euclides. En la obra del rey zaragozano aparece una propuesta de categorización de las matemáticas en especies aristotélicas, dividiéndolas en la especie de la aritmética, otras dos para la la geometría y de nuevo dos en cuanto a la estereometría, en lo que nos ha llegado. A Al-Mutamán se debe la primera formulación conocida del Teorema de Giovanni Ceva, que no sería conocido en Europa hasta 1678 en la obra De lineis rectis del mencionado geómetra italiano y que se puede enunciar como sigue:

Al-Mu'tamán, Kitab al-Istikmal'

Fuentes

  • «Al-Mu'taman, el gran matemático de Saraqusta». Publicado por samimi el martes, 28 de octubre de 2008 a las 22:09. Consulta: 21 de marzo de 2009.
  • CARRASCO MANCHADO, Ana I., Juan Martos Quesada y Juan A. Souto Lasala, Al-Andalus, Madrid, Istmo (Historia de España. Historia medieval, VI), 2009, pág. 249. ISBN 978-84-7090-431-8
  • CERVERA FRAS, M ª José, El reino de Saraqusta, Zaragoza, CAI, 1999. ISBN 84-88305-93-1
  • CORRAL, José Luis, Historia de Zaragoza. Zaragoza musulmana (714-1118), Zaragoza, Ayto. de Zaragoza y CAI, 1998. ISBN 84-8069-155-7
  • HOGENDIJK, Jan P., «Al-Mu'taman ibn Hud, 11th-century king of Saragossa and brilliant mathematician», Historia Mathematica 22, febrero de 1995, págs. 1-18. ISSN 0315-0860.
  • MONTANER FRUTOS, Alberto, «Introducción histórica» al capítulo «El palacio musulmán», en Bernabé Cabañero Subiza et al., La Aljafería, vol. I, Zaragoza, Cortes de Aragón, 1998. págs. 35-65. ISBN 84-86794-97-8
  • VIGUERA MOLINS, Mª Jesús, Aragón musulmán, Zaragoza, Mira editores, 1988. ISBN 84-86778-06-9
  • VIGUERA MOLINS, Mª Jesús, El islam en Aragón, Zaragoza, CAI, (Mariano de Pano y Ruata, 9), 1995. ISBN 84-88305-27-3


Precedido por:
Al-Muqtadir
Rey de Zaragoza
1081-1085
Sucedido por:
Al-Musta'in II
El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.