Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Encuentro de Ateneos de Andalucía en Córdoba

VIII ENCUENTRO ATENEOS.jpg


CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Bases XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Bases V Premio de Relato Rafael Mir
Bases VI Premio Agustín Gómez de Flamenco


Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.








¡Ayúdanos! Redacta un buen artículo

Eduardo García Maroto

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Eduardo Garcia Maroto.jpg

Eduardo García Maroto nace en Jaén el 14 de diciembre de 1905 y con ocho años se traslada a Madrid con su familia. Con 18 años entra en Madrid Films, laboratorios que se inauguraron en 1910 y fue uno de los primeros que trabajaron en el proceso automático del revelado de películas, donde hace todo tipo de trabajos. También trabaja como actor en películas como Las de Méndez (1927) y ¡Viva Madrid que es mi pueblo! (1928), de Fernando Delgado. Pasa a ser director de noticiarios de actualidad haciendo los dedicados a los entierros de María Guerrero y Pablo Iglesias. Pero el sonoro llega al cine y marcha a París para estudiar la técnica de los films hablados volviendo a España para entrar en los Estudios CEA que abrieron con tres estudios de rodaje y donde trabajó como montador. Pasa a CIFESA y realiza su primer largometraje titulado La hija del penal (1935) y los cortos Cuento oriental, Una de fieras, Una de ladrones y Una de miedo, todos en 1935.

Pasa la guerra civil española en Lisboa trabajando como técnico de documentales y en 1939 rueda Los cuatro Robinsones en España con actores como Antonio Vico, Alberto Romea y Mary Santpere. Después hace Oro vil (1941), con argumento de Antonio Marquina; ¿Por qué vivir triste? (1941), Canelita en rama (1942), Chotis (1942), Mi fantástica esposa (1943) y, en Portugal donde se traslada en 1945 para rodar documentales por encargo del Ministerio del Ejército, A mantilha de Beatriz (1946) y Nao a rapases maos (1947). Otra vez en España haría La otra sombra (1948), Truhanes de honor (1952) y Tres eran tres (1954).

Colabora en revistas como crítico teatral, también probó en la dirección teatral, y cinematográfico y como humorista en revistas como Hermano Lobo. Cuando se inician en España los rodajes de super producciones norteamericanas interviene en algunas de ellas como supervisor de producción (Orgullo y pasión, Salomón y la reina de Saba, Espartaco, El coronel Von Ryan, Patton, etcétera). Muere en Madrid el 26 de noviembre de 1989.

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Francisco Fernández Caballero.