Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Solicita artículos no redactados

Los chicos del coro

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Example of Title
Título Título de ejemplo
VI Muestra de Cine Internacional
VI Muestra de Cine Internacional

Ficha técnica
Dirección Christophe Barratier

Producción Arthur Cohn
Jacques Perrin
Gérard Jugnot

Guión Christophe Barratier
Philippe Lopes-Curval

Música Bruno Coulais

Reparto Gérard Jugnot (Clément Mathieu)
François Berléand (Director Rachin)
Jean-Baptiste Maunier (Pierre Morhange, niño), Jacques Perrin (Pierre Morhange, adulto)
Kad Merad (Vigilante Chabert)
Marie Bunel (Violette Morhange)
Philippe Du Janeran (Langlois)
Jean-Paul Bonnaire (Maxence)
Maxence Perrin (Pépinot, niño)
Didier Flamand (Pépinot, adulto)
Grégory Gatignol (Mondain)
Cyril Bernicot (Le Querrec)
Carole Weiss (La condesa)

Datos y cifras
País(es) Francia
Año 2004
Género Drama
Duración 96 minutos

Compañías
Productora Vega Film

Reseña

Los chicos del coro.jpg

O la infalibilidad de ciertas fórmulas. Un episodio del presente, lleva al protagonista a rememorar cierto episodio del pasado: flashback e historia completa, teñida de ternura y nostalgia, y vuelta al presente, con moraleja, moralina, o un ejercicio sorprendente que provoca una eclosión de esos sentimientos que se han ido abrigando y alimentando a lo largo del metraje previo. ¿Es Cinema paradiso? No, es Los chicos del coro, que, más allá de las diferencias en el trazado de los episodios de su trama, y dejando de lado su vertiente musical (un elemento de peso análogo a la que en aquélla tenía el cine, como hilo conductor), guarda con Cinema... concomitancias más que evidentes: las lágrimas que a más de un espectador le puede hacer brotar deben tener un sabor muy, muy parecido.

Evidentemente, es una propuesta de perfil fuertemente comercial, y dirigida a un público de amplio espectro, pero no por ello está exento de un nivel de calidad más que aceptable en lo que se refiere a sus elementos técnicos y a su caligrafía narrativa: Los chicos del coro no es un film particularmente complejo en ambos aspectos, pero su director, Christophe Barratier, demuestra, con creces, que no es necesario desplegar grandes alardes ni primar la espectacularidad cuando de lo que se trata, más bien al contrario, es de estimular la sensibilidad (en ocasiones puntuales, hasta llegar a lindar peligrosamente con la sensiblería) de quien se sienta frente a la pantalla, ofreciéndole una historia cuyos ingredientes emocionales (redención y superación) y polos de tensión personal (niños díscolos frente a profesor voluntarioso y cabezota), no por explotados hasta la saciedad, dejan de tener idéntica eficacia, siempre y cuando, como en este caso, se manejen con la suficiente habilidad.

No se pueden dejar de citar dos aspectos particulares, posiblemente, sus puntales más destacados: la música, servida por un coro infantil de voces verdaderamente encantadoras, uno de sus polos de atracción más señeros, y la interpretación del maestro, a cargo de un Gérard Jugnot que dota a su profesor Micheaux -hombre no por poco heroico, menos digno-, de un punto de bondad, ternura y estoicismo verdaderamente admirables.


Película reproducida en la VI Muestra de Cine Internacional del año 2006.

Reseña elaborada por el socio de la Sección de Cine del Ateneo de Córdoba Manuel Márquez Chapresto.