Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Martes, 7 de mayo, 20:00 horas presentación del libro de Prudencio Salces "HÚMEDO AGOSTO".Sede Ateneo.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.

Fallado el VI Premio de Relato Rafael Mir, el ganador ha sido el escritor y profesor cordobés Fernando Molero Campos con la obra titulada: RUISEÑORES DE FUEGO.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIV Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo VI Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Pablo Neruda y Víctor Jara en el recuerdo

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Cartel del Homenaje

El 21 de septiembre de 1994 en el Gran Teatro con lleno absoluto de público el Ateneo de Córdoba organizó el acto Pablo Neruda y Victor Jara en el recuerdo, con la participación de Juan Carlos Villanueva, Antonio Muñoz El Toto, José Manuel Villatoro, Vicki Tessio, Roberto Loya, Paco Expósito, Manuel Ángel Jiménez, Luis Medina, Miguel Pino, Paco Santiago, Rafi Román, Rafael Carlos Padilla. En la organización, Manuel Pérez Cortés y Braulio Valderas Pérez.

Manifiesto
Yo no canto por cantar
ni por tener buena voz,
canto porque la guitarra
tiene sentido y razón,
tiene corazón de tierra
y alas de palomita,
es como el agua bendita,
santigua glorias y penas.
Aquí se encajó mi canto
como dijera Violeta,
guitarra trabajadora
con olor a primavera.
Que no es guitarra de ricos
ni cosa que se parezca,
mi canto es de los andamios
para alcanzar las estrellas,
que el canto tiene sentido
cuando palpita en las venas
del que morirá cantando
las verdades verdaderas,
no las lisonjas fugaces
ni las famas extranjeras
sino el canto de la lonja
hasta el fondo de la tierra.
Ahí donde llega todo
y donde todo comienza,
canto que ha sido valiente
siempre será canción nueva.

VÍCTOR JARA (1973)

No me lo pidan
Piden algunos que este asunto humano
con nombres, apellidos y lamentos
no lo trate en las hojas de mis libros,
no les dé la escritura de mis versos.
Dicen que aquí murió la poesía,
dicen algunos que no debo hacerlo:
la verdad es que siento no agradarles,
los saludo y les saco mi sombrero
y los dejo viajando en el Parnaso
como ratas alegres en el queso.
Yo pertenezco a otra categoría
y sólo un hombre soy de carne y hueso,
por eso si apalean a mi hermano
con lo que tengo a mano lo defiendo
y cada una de mis líneas lleva
un peligro de pólvora y de hierro,
que caerá sobre los inhumanos,
sobre los crueles, sobre los soberbios.
Pero el castigo de mi paz furiosa
no amenaza a los pobres ni a los buenos:
con mi lámpara busco a los que caen,
alivio sus heridas y las cierro.
Y estos son los oficios del poeta,
del aviador y del picapedrero:
debemos hacer algo en esta tierra
porque en este planeta nos parieron
y hay que arreglar las cosas de los hombres
porque no somos pájaros ni perros.
Y bien, si cuando ataco lo que odio
o cuando canto a todos lo que quiero,
la poesía quiere abandonar
las esperanzas de mi manifiesto,
yo sigo con las tablas de mi ley
acumulando estrellas y armamentos
y en el duro deber americano
no me importa una rosa más o menos.
Tengo un pacto de amor con la hermosura:
tengo un pacto de sangre con mi pueblo.
PABLO NERUDA

Véase también

Galería de imágenes