Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Bases XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Bases V Premio de Relato Rafael Mir
Bases VI Premio Agustín Gómez de Flamenco


Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.






¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Plaza de San Agustín

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Plaza de San Agustín.
Plaza de San Agustín.
Plaza (o Compás) de San Agustín

“Compás” es el nombre que recibían los patios de entrada o atrios de los conventos. Algunos de estos patios conventuales se convirtieron en plazas públicas cuadradas o rectangulares, de donde les viene la denominación de “compases”, como en este caso.

En este caso el nombre de “Compás de San Agustín” se debe a encontrarse en lo que debió ser el patio de acceso al Convento de San Agustín. Este convento fue fundado por el rey Fernando III el Santo en las afueras de Córdoba, pero más tarde Alfonso XI donó a esta orden el lugar que ocupa hoy.

Tenemos noticia de que la fuente que existió en el centro de la plaza se construyó en 1854, aunque actualmente esa fuente ha desaparecido y su lugar lo ocupa una escultura del compositor de temas cordobeses Ramón Medina.

También sabemos que desde el año 1872 se celebraba un populoso mercado en esta plaza, que muchos de nuestros vecinos mayores han conocido y que se extendía por las calles adyacentes.

Existen otras calles cercanas cuyos nombre están igualmente relacionadas con el convento de los agustinos, como son la calle Dormitorio y la del Huerto de San Agustín.

Resulta rectangular y comunican con ella la calle Huerto de San Agustín (al norte), la calle San Agustín (al este), la calleja del Rohoyo (al sur) y la calle Rejas de Don Gome (al oeste).

Hoy día la plaza no es tan populosa como en décadas anteriores debido a la progresiva desaparición del mercado. Además del monumento a Ramón Medina, se encuentran en ella una pequeña fuente para beber y bellos bancos metálicos, está plantada con palmeras y plátanos, pero necesita –al igual que la iglesia que le da nombre- de una profunda intervención a fin de que verdaderamente sea un lugar de disfrute y esparcimiento para el vecindario. La restauración de la iglesia se está llevando a cabo, quedando pendiente la intervención en la plaza.