Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Solicita artículos no redactados

Sancho II de Castilla y León

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Sancho II de Castilla y León (c. 1037 – Zamora, 6 de octubre de 1072), llamado Sancho el Fuerte o Sancho el Valiente, fue el primer rey de Castilla (1065 - 1072) y, por conquista, de Galicia (1071 - 1072) y de León (1072), con lo que consiguió reunificar la herencia de su padre Fernando I. Sin embargo, no disfrutó de ello, puesto que murió meses después en el asedio a Zamora, heredando los tres reinos unidos su hermano Alfonso.

Ascenso al trono

Como hijo primogénito de los reyes de León, Fernando I de León y Castilla|Fernando I]] y Doña Sancha, a Sancho le habría correspondido heredar la totalidad de los reinos de sus padres. Sin embargo, en 1063, Fernando I convocó una Curia Regia para dar a conocer sus disposiciones testamentarias en las cuales, siguiendo la ley navarra, decidió repartir su patrimonio entre sus hijos:

  • A Sancho le correspondió el estado patrimonial de su padre, el Condado de Castilla, elevado a categoría de reino, y las parias sobre el reino taifa de Zaragoza .
  • A su hermano Alfonso, el favorito de su padre, le correspondió el Reino de León que llevaba incorporado el título de emperador y los derechos sobre el reino taifa de Toledo.
  • A su hermano García le correspondió el Reino de Galicia creado a tal efecto y los derechos sobre los reinos taifas de Sevilla y el Badajoz.
  • A su hermana Urraca le correspondió la ciudad de Zamora, con título real y las rentas de ciertos territorios.
  • A su hermana Elvira la ciudad de Toro, también con título real y unas rentas adecuadas.

Reinado

Tras acceder al trono castellano el 27 de diciembre de 1065 nombró alférez del reino a Rodrigo Díaz de Vivar (El Cid) y una de sus primeras acciones como rey fue renovar el vasallaje del rey de la taifa de Zaragoza, Al-Muqtadir para lo cual puso sitio a la ciudad en 1067, acto que le llevaría en 1068 a participar en la conocida como Guerra de los tres Sanchos que le enfrentaría a sus primos Sancho Garcés IV de Navarra y Sancho Ramírez de Aragón, y que le permitió recuperar parte de los territorios fronterizos con el Reino de Navarra que habían sido conquistados por los navarros.

El reparto de la herencia entre todos los hijos de Fernando I nunca satisfizo a Sancho que siempre se consideró como el único heredero legítimo, por lo que inmediatamente se movilizó para intentar hacerse con los reinos que habían correspondido a sus hermanos en herencia. Se inicia así un periodo de siete años de guerras protagonizadas por los tres hijos varones de Fernando I.

Al fallecer en 1067 la reina Sancha se iniciaron las disputas con su hermano Alfonso, al que se enfrentó el 19 de julio de 1068, en Llantada en un juicio de Dios en el que ambos hermanos pactan que el que resultase victorioso obtendría el reino del derrotado. Aunque Sancho venció, Alfonso no cumplió con lo acordado a pesar de lo cual las relaciones entre ambos se mantienen como demuestra el hecho de que Alfonso acudiera, el 26 de mayo de 1069, a la boda de Sancho con una noble inglesa llamada Alberta y donde ambos decidieron unirse para hacerse con el reino de Galicia que le había correspondido al menor de los hijos de Fernando I.

Con la complicidad de su hermano Alfonso, Sancho entró en Galicia y, tras derrotar a su hermano García, lo apresó en Santarém encarcelándolo en Burgos hasta que es exiliado a la taifa de Sevilla. Tras eliminar a su hermano, Alfonso y Sancho se titulan reyes de Galicia en 1071 y firman una tregua que se mantendrá durante tres años.

La tregua se rompe cuando Sancho, que no renuncia al reino de León, que entre otras cosas llevaba aparejado el título imperial, marcha contra su hermano con un ejército al mando de su brazo derecho el Cid que derrota al ejército leonés en la batalla de Golpejera en 1072. Sancho entra en León y se proclama rey de León el 12 de enero de 1072 con lo que vuelve a unificar en su persona el reino que su padre había dividido.

Tras encarcelar a Alfonso, la mediación de su hermana Urraca hizo que le permitiera instalarse en el Monasterio de Sahagún, de donde el leonés huyó, temiendo por su vida, refugiándose en la corte de su vasallo el rey Abu El Ol de Toledo. La nobleza leonesa estaba descontenta con el castellano, y su miembro más destacado, Pedro Ansúrez, siguió a Alfonso al exilio.

Al saber de la participación de Urraca en la huida de su hermano, un iracundo Sancho puso sitio a Zamora, centro de la oposición a su nuevo gobierno. Durante el cerco, un noble zamorano Vellido Dolfos se presenta ante el rey como desertor y con la excusa de mostrarle los puntos débiles de las murallas, lo separa de su guardia y consigue acabar con su vida. Este suceso fue recogido por la literatura medieval en el Cantar de Sancho II que forma parte de la Crónica najerense

Sancho fue enterrado en el monasterio de San Salvador de Oña, y al morir sin descendencia, ya que Alberta no le dio hijos, el trono lo ocuparía su hermano Alfonso. El cantar de Mío Cid sitúa entonces la célebre escena de su jura ante la nobleza castellana, en la iglesia burgalesa de Santa Gadea, de que no había tenido participación alguna en el asesinato de su hermano Sancho. Esta escena carece por completo de historicidad y nunca se produjo.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.