Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Encuentro de Ateneos de Andalucía en Córdoba

VIII ENCUENTRO ATENEOS.jpg


CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Bases XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Bases V Premio de Relato Rafael Mir
Bases VI Premio Agustín Gómez de Flamenco


Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.








¡Ayúdanos! Solicita artículos no redactados

Cádiz (de Ángeles Asensio)

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Aunque la tradición sitúa la fundación de Cádiz 80 años después de la guerra de Troya y por lo tanto de las más antiguas de Europa, no hay vestigios arqueológicos que lo avalen. Fue fundada en el año 1100 adC. por los fenicios con el nombre de Gadir que quiere decir “Ciudad Amurallada” y esto hace pensar que posiblemente en los inicios fuese así. Por su situación geográfica siempre fue una ciudad que controlaba el comercio venido de África y Egipto por aguas del Mediterráneo, y es en la Edad Media cuando la invaden otros pueblos como bárbaros, suevos, vándalos, alanos y más tarde visigodos, hasta que finalmente la conquistan los musulmanes en el año 772; Abderramán II en 1493 construye una flota que le da cierta relevancia, en 1262 con Alfonso X el Sabio es ya cristiana, y los Reyes Católicos en 1493 le conceden La Real Cédula para comerciar con el norte de África. Durante la época del descubrimiento de América, debido a las expediciones y dos viajes que realizó Colón (en 1496 y 1502) desde Cádiz, tuvieron un considerable auge económico que terminó cuando crearon en Sevilla de “La Casa de Contratación” dejándola al margen de este comercio. Aquí se firma la Primera Constitución Española en 1812 el día de San José, (por eso la llamaron “La Pepa”) en el oratorio de San Felipe de Neri, y hoy en día es una encantadora ciudad de interés turístico llena de vida y colorido, abierta a todo el visitante que llegue a verla.

Lugares de interés

  • Catedral
  • Teatro romano
  • Plaza de Mina
  • Museos
  • Playa de la ciudad
  • Torre Tavira

Algunos de sus personajes más célebres

Gastronomía

  • “Pescaito frito”
  • Tortillitas de camarones
  • Caballa asada


Poemas que nos la recuerdan:

Cádiz es puerto de mar, donde dos mares se abrazan,
situado en la bahía del "pescaito" y las barcas,
un baluarte en los castillos configura sus murallas
si el viento levanta el mar... El sol de nuevo lo calma.
¡Al Sur de mi Andalucía -en esa punta de España-
mi "Cai" canta en sus murgas la verdad de lo que pasa!
Ángeles Asensio
(Estrofa sacada del poema “ANDALUCÍA”)

CÁDIZ

Cuando llegues a tierra gaditana
a la luz sin igual de su bahía
has de ver el salero y la alegría
de sus olas, de espuma filigrana.
y quizás sentirás unos tanguillos
que en La Viña, detrás de una careta,
alguien canta viniendo a La Caleta
que presume guardada entre castillos.
Mientras, llegan al fin de sus labores,
con la plata vibrante de su peces,
unos hombres de quien te enorgulleces,
embriagados de mar, los pescadores.
Eres Cádiz, modelo de la historia
donde se instituyó la Ley de Leyes
que al poder sin medida de los reyes
puso coto, tan grande fue tu gloria.
Yo te canto, mirando tus salinas,
tus marismas, tu bello sol poniente,
¡oh primera ciudad del Occidente
de raíces fenicias y latinas!
Agustín Sánchez Martínez
http://poesia.bohodon.es/v1.htm

Si yo hubiera podido, oh Cádiz...

¡Si yo hubiera podido, oh Cádiz, a tu vera,
hoy, junto a ti, metido en tus raíces,
hablarte como entonces,
como cuando descalzo por tus verdes orillas
iba a tu mar robándole caracoles y algas!
Bien lo merecería, yo sé que tú lo sabes,
por haberte llevado tantos años conmigo,
por haberte cantado casi todos los días,
llamando siempre Cádiz a todo lo dichoso,
lo luminoso que me aconteciera.
Siénteme cerca, escúchame
igual que si mi nombre, si todo yo tangible,
proyectado en la cal hirviente de tus muros,
sobre tus farallones hundidos o en los huecos
de tus antiguas tumbas o en las olas te hablara.
Hoy tengo muchas cosas, muchas más que decirte.
Rafael Alberti


Chirigotas Gaditanas

Te va a descubrir mi coro
ese tesoro
que Cái encierra, que Cái encierra,
que vamos a vé la maqueta
entre recuerdos
de Independencia, de Independencia.
La hizo Carlos III,
un Rey puntero,
vente conmigo te vi a guiá,
nos vemos dando un paseo
que nos lleva hasta el Museo,
Museo Municipal.
Y con emoción
te enseño yo las murallas
entre sueños de proclamas
¡viva la Constitución!
Mira qué primor
cómo se ven los baluartes,
qué calles con cuánto arte
tiene la tierra que me parió.
Y después te enseño los monumentos,
son un portento,
vistos así en miniatura,
recuerdos de liberales
entran y salen
de La Alameda hasta Cortadura.
El Cádiz que tanto quiero
parece un escaparate
Cuando te contemplo
yo tan chiquita, tan reducía,
por ná del mundo te cambiaría,
y si es mentira que a mí me maten.
Porque sé que es de madera,
que de otro modo me la comiera,
porque estás, Cádiz, después de verte,
tan de caoba, para comerte:
de chocolate, de chocolate.
(Carnaval Primer Premio, 1990)
Antonio Burgos


Elegía de Cádiz

Era Cádiz blanca, blanca.
Y verde y blanca.
Nada más.
Qué alegría daba verla
-dudosa, cierta acercándose-
blanca, blanca
y a estribor
-y verde y blanca-
alta, girar, desfilar,
viniendo en barco de allá.
de Ultramar
Gerardo Diego


Habaneras de Cádiz

Desde que estuve, niña, en La Habana
no se me puede olvidar
tanto Cádiz ante mi ventana, Tacita lejana,
aquella mañana pude contemplar...
Las olas de la Caleta, que es plata quieta,
rompían contra las rocas de aquel paseo
que al bamboleo de aquellas bocas
allí le llaman El Malecón...
Había coches de caballos, que era por mayo,
sonaban por la Alameda, por Puerta Tierra,
y me traían, ay, tierra mía,
desde mi Cádiz el mismo son...
El son de los Puertos, dulzor de guayaba,
calabazas, huertos...
Aún pregunto quién me lo cantaba...
Estribillo
Que tengo un amor en La Habana
y el otro en Andalucía,
no te he visto yo a ti, tierra mía,
más cerca que la mañana
que apareció en mi ventana
de La Habana colonial
tó Cádiz, la Catedral, La Viña y El Mentidero...
Y verán que no exagero
si al cantar la habanera repito:
La Habana es Cádiz con más negritos,
Cádiz, La Habana con más salero.
II
Verán que tengo mi alma en La Habana
no se me puede olvidar,
canto un tango y es una habanera,
la misma manera
tan dulce y galana y el mismo compás.
Por la parte del Caribe así se escribe
cuando una canción de amores, canción tan rica,
se la dedican los trovadores
a una muchacha o a una ciudad...
Y yo, Cádiz, te dedico y te lo explico
por qué te canto este tango que sabe a mango,
de esta manera esta habanera
de piriñaca y de Carnaval...
Son de chirigota, sabor de melaza,
Guantánamo y Rota...
¡Que lo canta ya un coro en la plaza!
Estribillo y final
Antonio Burgos


Tanguillo de Cádiz

(Himno Oficial del Carnaval de Cádiz)

Aquellos duros antiguos
que tanto en Cádiz dieron que hablar,
que se tiraba la gente
a la orillita del mar,
y es la cosa más graciosa
que en mi vida he visto yo.
Allí fue medio Cádiz
con espiochas,
y la pobre de mi suegra
que de tan vieja
está medio chocha.
Con las uñas y el pelo,
la vi escarbar
cinco días seguidos
sin descansar.
Estaba la playa
igual que una feria.
¡Válgame San Telmo,
lo que es la miseria!
Algunos cogieron
más de ochenta duros,
pero en cambio otros
no vieron ninguno.
Mi suegra, como ya dije,
estuvo allí una semana,
escarbando por la noche,
de día y por la mañana.
Perdió las uñas y el pelo,
-aunque bien poco tenía -
y en vez de coger los duros,
lo que cogió fue una pulmonía,
y en el patio de las malvas
está escarbando
desde aquel día.
Antonio Rodríguez “El tío de la tiza”


Soleares de Cádiz

Cuando digo lo que siento
se me alivian los pesares
por eso lo doy al viento
cantando por soleares
que el niño no se va
si la culpa es tuya o mía
que ya el tiempo nos lo dirá
domingo de carnaval
tu mascarita de siempre
te la tengo que quitar
Antonio Burgos


Cantiñas de Cádiz

Asómate puñal dorado
y ponte en las cuatro esquinas
dame de puñaladas
y no digas que me olvidas.
En el aire que llevas
cuando vas navegando
el papel de mi cola
me lo vas apagando.
Yo tiré un limón por alto
por ver si coloreaba
subió verde y bajó verde
y las fatigas me ahogaban.
Yo soy blanca y te diré
la causa de estar morena:
que estoy adorando al sol
y con sus rayos me quema.
La Mejorana


autora: Ángeles Asensio: Blog de Ángeles Asensio