Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

ATENCIÓN QUEDAN SUSPENDIDOS TODOS LOS ACTOS Y ACTIVIDADES PROGRAMADAS. SE COMUNICARÁ SU REINICIO.

II JORNADAS CULTURALES FLAMENCAS “EL TOTO” DEL ATENEO DE CÓRDOBA.APLAZADAS

Viernes 13 de marzo, las 19:30 horas: Concierto Trío ARCAMO:
Libertad Arce (piano). Juan Carlos Carrillo (flauta). Mariló Moreno (clarinete). Lugar: Real Círculo de la Amistad.APLAZADO

Lunes 16 de marzo, 19:30 horas. Ciclo POETAS EN EL ATENEO: recitará el poeta malagueño José Sarria.
Presenta Manuel Gahete. Sede del Ateneo.APLAZADO

Jueves 19 de marzo. 19:30 en la sede del Ateneo. Conferencia de Pepe Carmona: "Preludios del toque en la Córdoba del siglo XIX".
Al cante: Lucía Leiva. A la guitarra: David Navarro.APLAZADO.

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Premio de Relato Rafael Mir.

XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Redacta un buen artículo

Campanilleros

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Campanilleros es un cante aflamencado caracterizado por una copla de seis versos, originario de canciones religiosas andaluzas que se entonaban en el Rosario de la Aurora. Como dice la definición es aflamencado y no flamenco. Los coros de Campanilleros que en Andalucía cantan a los llamados Rosarios de la Aurora.

Los Campanilleros en el Cante flamenco

Iniciados en el siglo XVII, por los religiosos capuchinos fray Pablo de Cádiz y fray Pedro de Ulloa, los coros de campanilleros que en Andalucía cantan a los llamados Rosarios de la Aurora, se extendieron por pueblos y ciudades, creando una tradición religoso-folklórica, que ha tenido sus altibajos y en los últimos tiempos se ha revalorizado.

En el diario ABC (11-12-1.983), puede leerse al respecto:

De aquellas agrupaciones encargadas del enunciado de los misterios del Rosario todos los sábados de octubre, fueron brotando los actuales coros de campanilleros, que no eran otra cosa que aquellos mismos grupos que, una vez pasado el mes de octubre, se dedicaban a ensayar, saliendo a la calle en diciembre a cantar las coplas de Navidad.

Estos coros se componen de quince a veinte miembros. Siendo el más fundamental de ellos, tal vez porque es el que dio origen a su nombre, es la collera de campanillas, a manera de las que ceñían los cuellos de las bestias de carga en los campos andaluces.

Como grupo de origen rural, también son rurales los instrumentos de que se acompañan en sus cantos, siendo el principal la collera de campanillas, acompañándose también con el triángulo y el cántaro, acompañándose el compás con la suela de una alpargata. Posteriormente se incorporan los instrumentos como la guitarra, el laúd, la bandurria, utilizando algunos coros la botella de anís, rasgándose con una cuchara, pudiéndose decir, que aun siendo de talante inconfundiblemente andaluz, y distinto del folklore de esta zona, la música de los coros de campanilleros tiene una especial alegría.

Y de un canto popular de temática mariana, nace un cante flamenco de un verdadero matiz y sentido de lo jondo, y de mayor relevancia artística comparable con los cantes más duros de la baraja estilística del cante flamenco, siendo su creador un cantaor excepcional de Jerez de la Frontera llamado Manuel Torre.

La historia de la creación de este grandioso cante, y del hecho tan extraordinario la narra el gran tocaor de guitarra Niño Ricardo, en las páginas del diario ABC de Sevilla de 27 de diciembre de 1969:

“Estabamos con El Niño de la Palma, (el torero), El Gloria, Rebollo y yo. A mí se me ocurrió decirle a Cayetano “El Niño de la Palma” que deberíamos ir por Torre, que entonces vivía en el Fontanal. Llegó Manuel, me dijo ponla en el tres... y escuchamos aquellos campanilleros, inspiración de su genio, que ponía los bellos de punta”.

Las tres letras de Campanilleros que Manuel Torre había aprendido, a la hora de entonarlas, lo hizo imprimiéndole una intensidad flamenca específica en relación con su genialidad artística, y acompasando su ritmo para que el quejido y el desgarro connaturales del cante jondo tuvieran presencia en la música original. En la evolución del cante flamenco, esta creación de Manuel Torre, constituye un claro ejemplo dentro de sus más significativas posibilidades de incorporación al flamenco, constituyendo un ejemplo claro de la representación del folklore popular, en base del arte flamenco en general.

En 1929 graba Manuel Torre los campanilleros, acompañado de la guitarra de Miguel Borrull, y a partir de ahí, otros cantaores han ido interpretando y cultivando este nuevo estilo, siendo la Niña de la Puebla la cantaora que más lo populariza, imprimiéndole una entonación muy dulce, pero sin la fuerza expresiva y jonda de su genial cantaor.

En su interpretación fidedigna de este cante por Campanilleros, podemos citar a los cantaores Juan Varea, Pericón de Cádiz, y el Agujeta, siendo interpretado recientemente por los cantaores, José Mercé, con letras de Antonio Gallardo, así como José Menese, pero siempre manteniendo el estilo jondo que escogió para su creación Manuel Torre.

Grupos de campanilleros

En la provincia de Córdoba existen numerosos grupos de Campanilleros de la Virgen de la Aurora:

Fuente

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.