Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Amplía artículos

Enrique Montoya

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Enrique Montoya.jpg

Artista de la copla y el cante, Enrique Montoya Fernández nació en Utrera el 21 de septiembre de 1928, y falleció en la misma localidad el 28 de julio de 1993. De niño, ya emprendió su primera gira artística por los pueblos de Andalucía y Extremadura, y por toda España, más tarde con una compañía llamada "Ases Juveniles". Reside algún tiempo en Madrid de donde parte al extranjero. Recorrió Egipto, Turquía, Grecia y otros países de Oriente Medio. Volvió a Europa y, ya en España, Conchita Piquer le presentó en el espectáculo Salero de España como una de sus principales figuras. Marcha más tarde a Cuba para intervenir en la televisión; de allí, pasa a Estados Unidos y es presentado en el Teatro Roxy de Nueva Cork, donde permanece un año y conoce a Sabicas con quien graba muchos discos; el más conocido, Serenata Andaluza, donde hallamos la lorquiana Baladilla de los tres ríos y temas flamencos tan bien construidos flamencamente como Recuerdo a la Soleá, Alma gaditana, Fiesta trianera o Brindis a Huelva.

Pasados los años grabó sus mejores piezas con Paco de Lucía, bajo el denominador común de Flamenco Romántico, del que Rafael Manzano nos dice: “Enrique Montoya es hoy por hoy, el mejor intérprete de una Andalucía fina como una acuarela; abierta como un abanico; sonora como el viento en los olivos. Él da sentido y nos descifra, mejor que un catedrático, la clave última de la palabra andaluza de un Antonio Machado, de las seis cuerdas, como doncellas desnudas, de la guitarra de Lorca, del mundo levantado por Benítez Carrasco, donde espejean en las aguas los toros bravos; o de Ochaíta y Solano, que han hecho del cuplé, delicada importación francesa, ese milagro en el que silban los mirlos del Sur de España”.

Con Manolo Sanlúcar, y Remolino (hijo), presenta una recopilación de poemas, entre los que se encuentra Hoy, de Gustavo Adolfo Bécquer y de la que L. M. Guillén escribe: "Enrique Montoya se atreve con intención y música, a traspasar la púdica frontera de ese lirismo puro de cantares, contrayendo la delicada misión de decirle al pueblo su propia alegría, hablarle de su propia pena y ponerle con su voz inigualable, el marchamo agridulce de Manuel Machado, poeta de quien arranca la letra de Cantares".

Aparte, Enrique Montoya, hizo en su tiempo lo que hoy encajaría en la clasificación de un "Flamenco nuevo".

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Agustín Gómez Pérez.