Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

ATENCIÓN QUEDAN SUSPENDIDOS TODOS LOS ACTOS Y ACTIVIDADES PROGRAMADAS. SE COMUNICARÁ SU REINICIO.

II JORNADAS CULTURALES FLAMENCAS “EL TOTO” DEL ATENEO DE CÓRDOBA.APLAZADAS

Viernes 13 de marzo, las 19:30 horas: Concierto Trío ARCAMO:
Libertad Arce (piano). Juan Carlos Carrillo (flauta). Mariló Moreno (clarinete). Lugar: Real Círculo de la Amistad.APLAZADO

Lunes 16 de marzo, 19:30 horas. Ciclo POETAS EN EL ATENEO: recitará el poeta malagueño José Sarria.
Presenta Manuel Gahete. Sede del Ateneo.APLAZADO

Jueves 19 de marzo. 19:30 en la sede del Ateneo. Conferencia de Pepe Carmona: "Preludios del toque en la Córdoba del siglo XIX".
Al cante: Lucía Leiva. A la guitarra: David Navarro.APLAZADO.

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Premio de Relato Rafael Mir.

XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Inserta tus fotos

Gustavo Pittaluga Fattorini

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Gustavo Pittaluga (Florencia, Italia, 10 de noviembre de 1877 – La Habana, Cuba, 27 de abril de 1956) fue un médico y científico italiano, nacionalizado español desde 1904, notable sobre todo por sus aportaciones al desarrollo de la hematología y la parasitología, así como por su papel en la lucha nacional e internacional contra la malaria y otras protozoasis.

Biografía

Pittaluga estudió medicina en la Universidad de Roma, donde se doctoró en 1900 con una tesis sobre la acromegalia. Aunque había empezado orientándose hacia la psiquiatría, tema por el que nunca perdió el interés, se convirtió en ayudante del médico y naturalista Giovanni Battista Grassi, especialista en zoología de invertebrados y protozoos. Grassi fue quien demostró que la malaria o paludismo es transmitida por mosquitos del género Anopheles.

Llegó en 1902 a Madrid, donde debía presentar comunicaciones sobre paludismo en el XIV Congreso Internacional de Medicina. Aquí Pittaluga despertó el interés de Cajal y los naturalistas españoles, afincándose definitivamente en España. En 1905 fue nombrado jefe del Servicio de desinfección del Instituto de Higiene Alfonso XIII, dirigido en aquel entonces por Cajal. Se casó con una madrileña, con la que tuvo tres hijos, uno de los cuales fue el luego famoso compositor Gustavo Pittaluga González del Castillo.

En 1909 encabezó la comisión que estudió las enfermedades endémicas de Fernando Poo, y las otras colonias de la pronto llamada Guinea Española). El centro de su interés fue la enfermedad del sueño, y el Trypanosoma que la produce.

Desde 1911 fue catedrático de Parasitología y Patología Tropical de la Universidad de Madrid. En 1913 describió, con sus discípulos, la forma endémica de kala-azar (leishmaniasis) que se da en España. Con estos y otros trabajos alternaba la dirección como experto de equipos que afrontaban, en España y fuera de ella, diversas crisis epidémicas, de cólera y de otras infecciosas. En 1919 estudió en Francia, con Gregorio Marañón y Ruiz Falcó, la epidemia de la gripe que se llamó «española».

Desde 1920 Pittaluga se hizo cargo de la organización de la lucha contra el paludismo en España, contando con la colaboración, entre otros, de Sadí de Buen. Durante los años 1920 y 1930 fue representante de España, y también dirigente, de los organismos internacionales relacionados con la lucha antipalúdica, que actuaban, también en España, con activa financiación de la Fundación Rockefeller.

Pittaluga tenía convicciones políticas claras, como otros científicos notables de la época. Se presentó a las elecciones de 1923, con el Partido Reformista de Melquíades Álvarez, pero no llegó a diputado por el golpe de Primo de Rivera. Sí fue elegido para las Cortes Constituyentes de 1931.

La depuración como catedrático, sin lugar a proceso contradictorio alguno, se produjo mediante Orden Ministerial en febrero de 1939, junto a otros catedráticos:

... se separa definitivamente por ser pública y notoria la desafección de los catedráticos universitarios que se mencionarán al nuevo régimen implantado en España, no solamente por sus actuaciones en las zonas que han sufrido y en las que sufren la dominación marxista, sino también por su pertinaz política antinacionalista y antiespañola en los tiempos precedentes al Glorioso Movimiento Nacional. La evidencia de sus conductas perniciosas para el país hace totalmente inútiles las garantías procesales que, en otro caso constituyen la condición fundamental en todo enjuiciamiento, y por ello, este Ministerio ha resuelto separar definitivamente del servicio y dar de baja en sus respectivos escalafones a los señores: Luis Jiménez de Asúa, Fernando de los Ríos Urruti, Felipe Sánchez-Román y José Castillejo Duarte, catedráticos de Derecho; José Giral Pereira, catedrático de Farmacia; Gustavo Pittaluga Fattorini y Juan Negrín López, catedráticos de Medicina; Blas Cabrera Felipe, catedrático de Ciencias; Julián Besteiro Fernández, José Gaos González Pola y Domingo Barnés Salinas, catedráticos de Filosofía y Letras, todos ellos de la Universidad de Madrid. Pablo Azcárate Flórez, Demófilo de Buen Lozano, Mariano Gómez González y Wenceslao Roces Suárez, catedráticos excedentes de Derecho. Orden del 3 de febrero de 1939, Ministerio de Educación Nacional.

Al acabar la guerra civil, tuvo que exiliarse, primero en Francia y finalmente en Cuba, donde mantuvo una intensa actividad hasta el mismo día de su muerte.

Referencias

  • Luis Enrique Otero Carvajal: La destrucción de la ciencia en España: depuración universitaria en el franquismo. Universidad Complutense de Madrid, Editorial Complutense, 2006 ISBN 84-7491-808-1, pps 74 y ss.
El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.